19 mayo 2022
  • Hola

El esperpento de Radar Covid: solo ha notificado el 3% de los 47.000 casos de la última semana en la Comunidad

Con la infección descontrolada, podría haber sido una herramienta de rastreo eficaz | Costó 3,6 millones, tirados por su nulo uso: 15.000 códigos de más de 400.000 contagios en la Región

11 ene 2022 / 14:43 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

A finales del verano de 2020 cuando todavía quedaba muy lejana la vacunación, el Gobierno vendió a bombo y platillo la aplicación ‘Radar Covid’ una herramienta de rastreo realizada en una meseta de contagios y que costó 3,8 millones. Su uso se ha convertido en residual en todas las comunidades autónomas, incluida Castilla y León, ya que las estadísticas oficiales no aportan datos provincializados.

En plena sexta ola con los contagios descontrolados, la aplicación tecnológica podría haber sido un aliado indispensable para controlar la pandemia cuando la labor de los rastreadores ha quedado completamente desbordada con un millar de contagios diarios en la provincia de Salamanca. Si se tienen en cuenta los datos del Ejecutivo, la herramienta no sirve para nada en la actualidad. De los 47.791 casos confirmados en Castilla y León de la última semana, tan solo se introdujeron 1.497 códigos. Es decir, un pírrico 3% que no puede servir ni para un lavado de imagen del Gobierno. En un momento en el que la Junta ya ha reconocido que se ha trasladado a la población la responsabilidad de hacer los rastreos, podía haber resultado imprescindible.

Si se observa su evolución desde el inicio de la pandemia, los datos son más escalofriantes: los castellanos y leoneses han metido en la aplicación 15.292 códigos para informar de su contagio de los 388.629 casos que se han producido desde que se activó la aplicación en la Comunidad el 20 de agosto de 2020. La ratio sube un poco más pero se queda en un 3,9%. En otras comunidades, la decepción por la aplicación es aún mayor. Como ejemplo, el País Vasco solo notificó 162 de casi 60.000 contagios en unos días. En el resto de comunidades en las que funciona, su capacidad para notificar positivos es residual.

El uso de Radar Covid fue uno de los principales problemas y el miedo a perder la intimidad. De hecho, la aplicación se instalaba en el móvil y gracias al bluetooth —debe estar activado todo el rato con permisos de gelocalización—. Este dato que causó muchos recelos fue desmentido por el Gobierno que aseguró que la confidencialidad estaba garantizada. La herramienta registra todos los movimientos y los coteja con el de las personas que han dado positivo e introducen el código. Gracias a eso, los contactos que hubieran estado cerca de un positivo lo sabrían.

Sin embargo, para ello necesitaban un mínimo de 5 millones de usuarios activos, una situación que no se cumplió en ningún momento. A pesar de que se produjeron 8,3 millones de descargas, muchos de ellos lo acabaron desinstalando o no la supieron poner en marcha. Durante los primeros meses de su puesta en marcha, no hubo mucha mejor suerte. Solo el 2,1% de los ciudadanos con positivo lo notificaron en la aplicación.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png