20 febrero 2020
  • Hola

El desastre del colegio Campo Charro: ahora el agua no es apta para el consumo

Desde el centro piden no beberla por su turbiedad y los altos niveles de hierro y aluminio | En la red general no hay anomalías y el problema podría estar en las tuberías

25 ene 2020 / 20:06 H.

Su turbiedad la convierten en “no apta para el consumo humano” y sus altos niveles de hierro y aluminio la hacen deficiente. El agua del grifo del colegio público Campo Charro, como ya adelantó este diario, no es de buena calidad según dos muestras recogidas en un informe al que ha tenido acceso LA GACETA. Es por ello que, hasta que se obtengan los resultados analíticos que se han mandado repetir para establecer las medidas correctoras oportunas, queda vetada. Los padres y madres han acordado con la dirección del centro que los alumnos de entre 3 y 12 años que estudian en el recinto beban agua embotellada, bien porque la lleven desde casa o porque les sea proporcionada en el colegio.

En concreto, estos análisis deben repetirse después de que semanas atrás desde el AMPA se encargara a una empresa especializada un análisis de agua en un punto de cada edificio, una decisión tomada debido a que la red de tuberías es la original y sufre un severo deterioro que hace que el agua que sale por ellas esté turbia. Los resultados no fueron positivos. En las muestras se califica que el agua es “no apta para el consumo humano” porque los valores de turbidez sobrepasan el límite de 6 de NTU (unidad utilizada para medir la turbidez de un fluido). Pero no solo eso, también se ha detectado presencia significativa de hierro y aluminio que aunque no sobrepasan los límites indican que es esta es deficiente.

Sobre este aspecto, fuentes del Ayuntamiento de Salamanca mencionan que en la red general de agua no existen anomalías y todo parece indicar que el problema reside en la salida a los grifos del centro, lo que podría estar provocado por esas cañerías obsoletas que denuncian padres y madres en un informe elaborado por el AMPA. Dicho documento, que refleja estas y otras deficiencias que presenta tanto el pabellón de Infantil como el de Primaria del colegio Campo Charro, fue entregado ayer tanto al Ayuntamiento de Salamanca como a la Junta de Castilla y León. En él se solicita una respuesta en 15 días. Y es que mientras que la Junta asegura que ya ha informado de la cuestión del agua al Consistorio al ser de su competencia, desde el edificio municipal inciden que al ser un problema de tuberías y no de la red del agua para subsanarlo es necesario realizar una importante inversión, algo que dicen que depende de la Junta.

Por el momento, como ha podido saber este diario, técnicos municipales se desplazaron en la mañana de ayer al centro de manera voluntaria para realizar las pertinentes mediciones, cuyos resultados está previsto que se den a conocer en una semana. No obstante, desde el Ayuntamiento apuntan a que el pasado mes de septiembre, dentro de una campaña de salud pública en centros escolares, se analizó la calidad del agua en el colegio público Campo Charro y esta era correcta.

Un aula de infantil, aún en el hall

Según un documento informativo que el AMPA ha remitido a los padres, la inspectora de Educación asistió este viernes al colegio y pudo ver la magnitud de las goteras del aula de Infantil, que como anunció este medio provocó en noviembre que los pequeños de 3 años fueran trasladados al hall, donde siguen. Desde la Asociación de Madres y Padres de Alumnos aseguraron a las familias que el centro también ha sido visitado por el contratista y un técnico de la Junta. “Todos están trabajando para solventar esta situación cuanto antes. Les ruego, aunque sea difícil, que tengan un poco de paciencia y comprensión”, se recoge en la información remitida a las familias.

PALABRAS CLAVE