04 abril 2020
  • Hola

El consultorio digital de este médico salmantino

Tomás González Blázquez resuelve dudas a través de las redes sociales sobre todo de Madrid y Barcelona, donde existe mucha dificultad para ser escuchado y atendido por sanitarios

26 mar 2020 / 12:18 H.

–¿Cómo surge la iniciativa?

–El domingo mientras que estábamos todos en el estado de alerta ya se empezaba a escuchar que los teléfonos estaban saturados y la situación se estaba empezando a desbordar. En ese momento decidí ofrecerme para resolver dudas, o a gente que estuviese muy agobiada llamando al teléfono y no se lo cogieran. Al principio lo puse en Facebook para los amigos, pero luego me animaron a compartirlo. Ya me empezaron a llegar mensajes de todos los sitios.

–¿De qué lugares le llegan las dudas preferentemente, de Zamora o Salamanca dónde más se le conoce?

–No, no. La mayor parte son de Madrid, Barcelona, Alicante, Valencia aunque de Salamanca y Zamora ha habido varios. Más de la mitad son de muchos sitios de España, de sitios donde peor está contactar con el centro de salud o con el teléfono específico del coronavirus.

–¿Cuáles son las principales dudas que resuelve o por las que le piden consejo?

–Síntomas leves que encajarían con la infección del coronavirus (tos seca o fiebre) pero que igual a ellos no les parece suficiente para acudir al centro de salud o al hospital, para quedarse más tranquilos porque igual son gente joven, o no ha tenido síntomas muy fuertes. Preguntan cuántos días pueden ser, qué es lo que tienen que hacer, con qué temperatura tienes que empezar a preocuparte. Luego otros preguntan mucho qué tienen que hacer para aislarse en casa, sobre todo de gente que convive con gente mayor o pacientes con enfermedades crónicas. Y luego también hay consultas que no tienen nada que ver con el coronavirus de conjuntivitis, infección de orina, para saber qué hacen en el momento actual.

–¿Percibe ansiedad entre las personas que contactan?

–Es lo que más percibo. Ansiedad y miedo ante los síntomas leves. Como la gente está viendo que la evolución está siendo muy rápida, y grave en algunos casos, está preocupada. Como es lógico.

“Tuve que decir a la sobrina de una mujer de 70 años con fiebre alta y tos que la llevara a Urgencias en Madrid tras 24 horas esperando un médico”

–¿Cómo ha vivido esta parte de ayuda online y a la vez la parte presencial como médico?

–Lo estaba viviendo con tranquilidad en Alcañices (Zamora). Estábamos con la tranquilidad de que estábamos en la España Vaciada, pero en la primera quincena de marzo vinieron de Madrid y el País Vasco. También alguno después del estado de alarma ha venido. La gente está preocupada. Es una zona de trasiego de transportes en una carretera nacional que conecta con Portugal. Se lo están tomando con algo más de relajación lo de quedarse en casa y es el miedo que tenemos: que la gente se confíe con dos residencias de ancianos. Tenemos que intentar protegerlos al máximo porque son los más vulnerables. A través de Facebook recibo un goteo de consultas, muchas en los primeros días y ahora 4 o 5 diarias.

–¿Cuál es el consejo con el que resumiría la atención que está prestando?

–Les intento tranquilizar porque en muchos casos, de verdad, es una gripe fuerte, o no tan fuerte dependiendo de la persona, y se puede superar en casa sin necesidad de que te vea un médico. En otros casos, por lo que me cuentan, trató de convencerlos de que llamen a sus médicos de cabecera porque son los que conocen el historial clínico de los pacientes. Yo les intento también decir que la consulta a distancia con médicos desconocidos entraña riesgos.

–¿Cuál ha sido el caso más urgente que ha atendido a través de las redes?

–Cuando tiene que verlos un médico de urgencia también se lo aconsejo. El primer día me contactó una señora de Madrid que tenía fiebre alta, tos seca y llevaba 24 horas esperando un médico. Les dije tenéis que llevarla a las urgencias de un hospital aunque os dé miedo, porque a esta señora la tiene que ver un médico urgentemente. Luego he sabido que ha estado en la UCI y que ayer (por el domingo) ha salido. También hay gente que está saliendo de la UCI de alta. Era una señora de 70 años y me escribió una sobrina porque tenían miedo al no llegar el médico. Era Madrid capital y no hay capacidad de respuesta porque tienen mucha gente.

–¿Cómo ve la situación actual?

–No tengo la sensación de desbordamiento que están teniendo en Madrid y en los hospitales de las capitales. Estamos con el dilema ético de si los hospitales se llegan a desbordar o no pueden absorber a todos los pacientes, a qué pacientes tendremos qué trasladar o a qué pacientes enviar a domicilios. El miedo es que aumenten los casos, sobre todo en residencias. Ojalá en Salamanca y Zamora no ocurra.