18 octubre 2021
  • Hola

El colegio salmantino que se salva del cierre ‘sobre la campana’

La Junta afirma que el Nicolás Rodríguez Aniceto continuará abierto el próximo curso, porque no hay otros muy próximos | Se trata del centro educativo con menos niños de la ciudad

13 ene 2020 / 12:32 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

La Consejería de Educación descarta el cierre del colegio Nicolás Rodríguez Aniceto, ubicado en el barrio de Pizarrales, pese al bajo número de alumnos que tiene, este curso solo 20. La Administración regional asegura que seguirá funcionando el próximo curso y, aunque estará pendiente de las futuras matriculaciones, considera necesario mantenerlo porque no hay otros centros públicos próximos.

El Rodríguez Aniceto es actualmente el colegio de la ciudad con menos escolares. Un discutible honor que ha conseguido después de años de continua pérdida de alumnos. El curso pasado, por ejemplo, contaba con 31 escolares, cifra que en el actual ha descendido a 20 al perder una tercera parte de los niños. Una situación que ha puesto en riesgo la viabilidad del centro a corto plazo.

La Junta, sin embargo, ha querido cortar de raíz la incertidumbre al asegurar que de momento no se plantea el cierre del colegio de Pizarrales. Aunque reconoce que el número de alumnos es muy bajo en comparación con la mayoría de centros educativos de la ciudad, la Consejería de Educación descarta tomar medidas drásticas a corto plazo porque la alternativa de un centro público en el barrio para las familias no existe. El más cercano sería el Villar y Macías, ya en San Bernardo. No obstante, si estará pendiente de las matriculaciones que se registren en los próximos años, a la vista de la tendencia descendente de los últimos cursos.

Afirma que estará pendiente del número de matriculaciones en el futuro, pero por ahora no se plantea

El bajo número de alumnos del centro de Pizarrales abrió el debate sobre la necesidad de seguir manteniéndolo abierto. De hecho, la falta de alumnos en los últimos años ha provocado que la mayor parte del inmueble no se destine a la impartición de clases. Varios de los espacios constituyen la sede de la Junta de Personal Docente no Universitaria, mientras que otros los cedió el Ayuntamiento, titular del inmueble, a Ariadna, la asociación de personas con autismo de Salamanca.

Los dos últimos colegios que cerraron en Salamanca fueron el Luis Vives y el Victoriano Lucas. El primero lo hizo cuando solo tenía ya 11 alumnos, mientras que el segundo, cuyo final fue anterior al antiguo colegio de Prosperidad, se fusionó con el Beatriz Galindo al contar únicamente con 28 niños, 8 más que el Rodríguez Aniceto en la actualidad. La esperanza para el futuro del centro de Pizarrales reside en que apenas hay alumnos en los últimos cursos de Primaria. Este año, por ejemplo, solo hay uno en 6º y que el próximo año pasaría al instituto, por lo que si no hay más salidas, el colegio tendría la posibilidad de incrementar el número de estudiantes en función de las incorporaciones a Infantil.

La pérdida de alumnos llevó hace un año a la Administración regional a incluir al colegio en el programa 2030, un conjunto de medidas para evitar que centros que corren el riesgo de convertirse en guetos lo acaben siendo —la mayoría de los estudiantes del Rodríguez Aniceto son de etnia gitana—. Entre las iniciativas se encuentra la posibilidad de contar con más recursos humanos y materiales con los que poder mejorar el nivel educativo de los estudiantes y la participación de las familias.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png