22 septiembre 2020
  • Hola

El Ayuntamiento dice ‘no’ al expolio del Estado y usará su remanente para obras

El Consistorio no cederá su superávit al fondo que creará Hacienda para financiar a las entidades locales | La capital dispondrá de 1,2 millones para inversiones “sostenibles”

06 ago 2020 / 12:34 H.

Como era de esperar, el Ayuntamiento de Salamanca no participará en el fondo que tiene previsto crear el Ministerio de Hacienda con el superávit de los consistorios que obtuvieron beneficios el pasado año, para luego cederlo a los propios ayuntamientos. Se trata de un fondo de 5.000 millones de euros, tras el acuerdo alcanzado entre la FEMP -gracias al voto particular del presidente, el socialista Abel Caballero, y Hacienda- por el que las entidades locales cederán voluntariamente sus remanentes del pasado año, y después el Gobierno central transferirá a los ayuntamientos 2.000 millones este año y 3.000 millones el que viene, y se compromete a la devolución del cien por cien de lo entregado en diez años, a partir de 2022.

De esta manera, los consistorios podrían dar uso a todo su superávit, algo que hasta ahora solo podían hacer de forma parcial, pero a través de la gestión del Estado, en los plazos que éste acuerda y para acciones muy concretas: agenda urbana, movilidad sostenible, cuidados de proximidad y cultura. Además, las entidades que no hubieran tenido beneficios en el año anterior, podrían obtener liquidez. Esto provocó un profundo rechazo, sobre todo en los ayuntamientos gobernados por el PP, como el de Salamanca.

De hecho, en la votación de la FEMP para decidir si se aprobaba el acuerdo con Hacienda, se produjo un empate entre los consistorios gobernados por el PP y el PSOE, solo roto por el voto de calidad del presidente, Abel Caballero (primer edil de Vigo).

Al tratarse de una medida voluntaria, el Ayuntamiento de Salamanca no formará parte de la medida. “Nosotros no vamos a participar. En primer lugar, por coherencia, porque desde el principio nos hemos mostrado en contra porque entendemos que es un atropello a las entidades locales”, afirmó a LA GACETA el teniente de alcalde, Fernando Rodríguez, responsable del área municipal de Hacienda. El equipo de Gobierno pedía utilizar “el 100% del superávit en medidas para paliar los efectos provocados por la crisis por la pandemia del Covid, pero se han inventado algo surrealista como ceder este remanente, y utilizar una pequeña parte en 2020 y 2021”, añade Rodríguez.

Al menos, el acuerdo permitirá que los ayuntamientos que no se sumen a esta medida puedan utilizar su remanente para “inversiones financieramente sostenibles”, algo a lo que se acogerá el Consistorio de Salamanca.

Se trata de inversiones de un amplio abanico de opciones, como las que hasta ahora permitía la ley de Haciendas locales con parte del remanente. En concreto, el Ayuntamiento de Salamanca dispondrá de alrededor de 1,2 millones de euros del superávit del pasado año, que ascendió a 2,2 millones. De esta cifra hay que descontar la cantidad pendiente de saldar con acreedores, así como un porcentaje del 20% empleado para gastos sociales. El resto se utilizará para obras de urbanización de calles, renovación de redes, parques y jardines, etc. De hecho, con el superávit de 2018 se han destinado partidas para la renovación de la Plaza de Barcelona, las laderas del Cerro de San Vicente o las reformas de los campos del Reina Sofía, La Salud y el Tori.