17 mayo 2022
  • Hola

El aviso de un comerciante salmantino: “Quien no se haya recuperado, lo tendrá difícil”

José Antonio ha empezado a pagar el crédito que pidió con los ICO, “mucho dinero para su economía”, según reconoce. Le vendría bien una ampliación del plazo porque podría multiplicar por tres la inversión

14 may 2022 / 16:55 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

José Antonio ha empezado este mes a pagar los créditos que pidió para retomar la actividad después de la cuarentena. Tiene que devolver 650.000 euros a varias entidades bancarias, mucho dinero para su economía, tal y como reconoce. Pero en aquel momento solo pensaba en “salvar la situación como fuera”, tras dos meses con sus establecimientos cerrados y los 22 trabajadores en el ERTE.

“Necesitábamos liquidez para afrontar la apertura y en ese momento solo piensas en cómo salir del paso tras meses de gastos y cero ingresos”, relaja el empresario. Confiesa que el aval del ICO “fue una ayuda grande” para echar a andar otra vez, aunque fue conocedor en todo momento que era un dinero que después tendría que devolver. “Nos ofrecieron una cantidad mayor, pero lo rechazamos porque éramos conscientes de que después tendríamos que ser capaces de reembolsarlo”.

Hace un año optó por la carencia de 12 meses para empezar a pagar los créditos, algo que supuso un balón de oxígeno a su economía y trabajar con más tranquilidad. Si pudiera, ahora no optaría por una carencia en el pago, sino por alargar los plazos. “El periodo es un poco corto, sobre todo para una empresa como la nuestra que hemos tenido que pedir una cantidad muy notable para nuestro nivel. Ampliar el plazo nos permitiría tener cuotas menos elevadas, porque las empresas que todavía no se hayan recuperado lo van a tener muy difícil”.

En cierta medida se siente afortunado por trabajar en el sector de artículos deportivos. A pesar de que cada mañana tiene que hacer frente a una competencia feroz, especialmente por parte de la grandes plataformas de internet, así como a la incertidumbre de posibles subidas de impuestos e incremento de las facturas, cuando se recuperó la actividad no ha vuelto a tener interrupciones como le ocurrió a otros sectores.

“Cuando pedimos el dinero solo pensábamos en salvar la situación como fuera y tener liquidez”

“Es un gremio que no ha resultado tan perjudicado por las restricciones posteriores como la hostelería. Cuando abrimos, abrimos. En ese aspecto fuimos privilegiados porque hubo un momento que el deporte era de lo poco que se podía hacer”.

Este mes ha pagado la primera cuota de los tres años que tiene por delante de devolución del crédito. “Me preocupa porque es una cantidad notable, pero también es verdad que hemos ido con cuidado y haciendo las cosas correctamente para poder afrontar ahora los pagos”. Reconoce, no obstante, que si el plazo de devolución fuera de 10 años sería mucho más cómodo, “más fácil de salvar tanto para mi empresa como para otras que han tenido problemas para recuperarse, que no han podido amortizar parte de los créditos porque la situación del mercado no se lo ha permitido”.

José Antonio asegura que el año pasado no tuvo la posibilidad de ampliar el periodo de pago, pero que si ahora pudiera elevarlo a ocho años “la posibilidad de inversión del negocio se multiplicaría por tres, así de claro”.

El empresario, que cuenta con seis tiendas en las provincias de Salamanca y Ávila, reconoce que la economía vislumbra serios nubarrones en el horizonte, en un escenario de inflación, incremento de materias primas y de tarifas energéticas. “Ya llevamos muchos años en el sector y siempre hemos intentado ir con pies de plomo”, confiesa ante los retos que tiene por delante su empresa, con una trayectoria de 34 años de los que él ha estado presente casi 30.

Nuestro reducto de actividad no es muy normal, porque para competir tienes que tener mucha capacidad de compra, quizás ese haya sido el secreto de nuestra larga trayectoria, además de hacer el trabajo y atender a los clientes lo mejor posible, así como competir en precios lo máximo que podamos, aunque la competencia feroz del sector, y desleal por parte de las plataformas digitales, hacen muy difícil competir al comercio tradicional”, lamenta el profesional.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png