28 septiembre 2020
  • Hola

El ‘agujero’ en la cartera que provoca viajar a diario en el tren Salamanca-Madrid

Los abonos son tan rígidos y poco rentables que los usuarios que realizan entre cuatro y ocho viajes a la semana en el tren optan por comprar billetes sencillos para cada día y con casi tres meses de antelación

20 ene 2020 / 17:08 H.

Los viajes más baratos en Alvia entre Madrid y Salamanca no se consiguen comprando uno de los múltiples bonos que ofrece Renfe, sino adquiriendo los billetes “promo” con casi tres meses de antelación. Y, aunque parezca mentira, eso es lo que hacen muchos de los viajeros que usan este servicio más de cuatro veces por semana. Los bonos para este tren son tan poco flexibles que casi solo resultan rentables para quienes viajan, al menos, cuatro días por semana desde la ciudad del Tormes a la capital de España y realizan el mismo trayecto en sentido inverso el mismo número de jornadas. El Abono Tarjeta Plus 10 viajes cuesta 158,8 euros —15,88 por trayecto—, pero debe consumirse en 8 días naturales. El precio de la Tarjeta Plus oscila entre 539,30 y 707,7 euros en función de si incluye 30 ó 50 viajes —de 17,97 a 14,15 euros por traslado—, pero debe consumirse en un mes natural. Existe otra versión que amplía el periodo de uso a 45 días, pero el coste por viaje es de 25,09 euros. Ninguno puede competir con los doce euros del billete “promo”, aunque para los trenes con más demanda, como los de los viernes y los domingos, resulta casi imposible conseguirlo.

Las historias de los usuarios frecuentes del Alvia son de lo más variado, pero todos coinciden en la necesidad de aumentar frecuencias —especialmente una a media tarde hacia Salamanca—, flexibilizar los abonos y rebajar sus tarifas, y reducir la duración del viaje. Victoria vive en Aldeatejada. Trabaja en Madrid para una empresa de software. Hasta el año pasado viajaba a la capital en Alvia todos los días, ahora solo dos o tres a la semana. Coge el tren de las 6:25 en Vialia y regresa en el de las 20:40, porque, aunque sale del trabajo a las 17:00 horas, no tiene más remedio que subir al de las 20:40. Como no sabe con mucha antelación que días de la semana debe ir a la oficina, compra billetes para cada trayecto. Su gasto semanal, unos 200 euros, ya que en ocasiones un trayecto en Alvia le sale por 40 euros.

El coste medio por traslado con abono llega hasta los 25€, más del doble que si se reserva la plaza cuando sale a la venta

Aunque sí sabe con mucha antelación los tres días de la semana que trabaja, a Luis Miguel Barbero, empleado del Ministerio del Interior en Madrid, tampoco le salen las cuentas con los abonos. Así que, ya ha optado por comprar todos los billetes con casi tres meses de antelación, cuando Renfe los pone a la venta, para beneficiarse de la “promo”. Y, aún así, como concentra su jornada laboral, sale tarde y para volver a Salamanca ya no puede coger el Alvia. Así que a las 6:25 de la mañana coge el tren con destino a Madrid y vuelve a las nueve de la noche en autobús. No le importaría pagar un poco más y volver en tren, pero no hay frecuencia en ese horario. Calcula que su gasto mensual en transporte es de 350 euros.

Alejandro ha llegado a transmitirle sus inquietudes al alcalde. Se gasta más de 300 euros al mes. En un día puede llegar a comprar decenas de billetes del Alvia para los siguientes dos meses y medio, los que usa para ir a trabajar a Madrid tres días por semana. Así, los consigue, aunque no siempre, a 11,95 euros, antes de que empiecen a subir de precio por la mayor demanda. Sale a las 6:30 de Salamanca y no regresa a casa hasta las 22:20 —entre las cuatro y las 20:40 no hay ningún servicio del tren rápido desde Madrid a Salamanca—.

Por su parte, Óscar, natural de Cáceres, estudió en Salamanca y, tras un tiempo viviendo en Madrid, donde ahora trabaja, con la puesta en marcha del Alvia optó por venirse a vivir a Salamanca con su familia. “Pensaba que el tren iba a tener más frecuencias”, apunta. Viaja a Madrid tres o cuatro días por semana en el Alvia, y le sale por unos 250 euros. Debido a su agenda no tiene más remedio que optar por los bonos flexibles de diez viajes, y cada traslado le sale por 25 euros.

Por su parte, Alejandro, un trabajador del sector sanitario, vive la situación contraria a todos los anteriores. Él vive en Madrid y trabaja en Salamanca. Su gasto mensual en Alvia, “aproximadamente 400 euros al mes” para cuatro billetes semanales. Viene los lunes, regresa a la capital los martes, vuelve los jueves a la ciudad del Tormes, y regresa los viernes a casa. También usa el abono de diez viajes válido durante 45 días para unos traslados y los combina con billetes “promo” comprados con meses de antelación para tratar de ahorrar algo de dinero. Otra usuaria, que trabaja en Madrid pero viene los fines de semana a la ciudad, también se ve obligada a comprar este abono ya que los billetes de los viernes para el trayecto desde Madrid, así como los de los domingos desde Salamanca, llegan a costar 40 euros por la alta demanda.