20 julio 2019
  • Hola

¿Dónde ir al baño en Salamanca sin tener que tomar una caña?

Los aseos públicos, una asignatura pendientes en el centro y los barrios

19 abr 2019 / 16:17 H.

De martes a domingo, de 10:00 a 14:00 horas y de cuatro y media a seis de la tarde, los turistas y, por supuesto, también los salmantinos pueden entrar en la iglesia de San Millán, el centro de interpretación del patrimonio de la calle Veracruz, si necesitan un aseo. La Filmoteca de Castilla y León, durante su horario de apertura, es otra opción. Más allá de estas alternativas, en el casco histórico no les quedarán muchas más opciones que entrar en un bar y pagar una consumición si no quieren exponerse a que les saquen los colores.

El Ayuntamiento es plenamente consciente de que existe una carencia de baños públicos en un centro histórico visitado por miles de turistas, muchos de ellos excursionistas de un día. Al margen del proyecto que ahora se plantea bajo el atrio de la Catedral, la solución pasa por habilitar de un Centro de Recepción de Visitantes, un proyecto que tras dos décadas de intentos frustados parece que finalmente será una realidad en la Fonda Veracruz. La Concejalía de Turismo prevé iniciar este año el acondicionamiento del edificio, ubicado en la calle del mismo nombre, para acoger a los turistas y ofrecer servicios básicos, entre otros, baños públicos y gratuitos.

Pero la escasez de aseos públicos no es una carencia solo del centro de la capital, sino también de los barrios. Al margen de los que se encuentran en museos y centros de exposiciones, tan solo hay cinco baños públicos en el municipio. Están en la avenida de Salamanca —junto a la calle La Bañeza—, la calle Ramón y Cajal, la Gran Vía —junto a juzgado de guardia—, el parque Picasso y La Alamedilla. Camuflados como soporte de publicidad, no son gratuitos. Para usarlos hay que introducir 20 céntimos y la duración máxima es de diez minutos.

Dado su escaso número, el Ayuntamiento acordó ampliar la red de aseos públicos de la ciudad. Como punto de partida del proyecto, el pasado diciembre licitó por 130.000 euros la instalación de tres nuevos baños en los parques de Würzburg, Picasso y Villar y Macías. Autolavables, accesibles y automáticos eran las condiciones que fijó el Consistorio para estas nuevas instalaciones. Ninguna empresa se interesó por el contrato. El 31 de enero el concejal de Contratación, Fernando Rodríguez, declaró desierto el concurso público. La administración municipal tendrá que reformular las condiciones que ponía a las compañías o incrementar el presupuesto para hacer el contrato más atractivo.