22 septiembre 2020
  • Hola

Descartan que la planta de la burundanga aparecida en Salas Bajas sea un cultivo dirigido a fabricar droga

Los expertos asocian su descubrimiento al movimiento de tierras para establecer los futuros huertos urbanos

12 ago 2020 / 12:31 H.

Los solares de Salas Bajas dibujan una nueva planta en su entorno. Habitual en las cunetas y en los terrenos baldíos y descuidados, el estramonio también se refleja en la capital del Tormes como consecuencia de los trabajos de removimiento de tierra para transformar los espacios áridos en los futuros huertos urbanos. No obstante, están presentes en toda la zona de Salas Bajas en la margen izquierda del Tormes.

El estramonio tiene su fama por su potente poder alucinógeno, sobre todo a través de su transformación química en burundanga, una droga muy utilizada en robos o violaciones por su capacidad de reducir la voluntad. La víctima no puede aportar datos claros sobre lo ocurrido, lo que dificulta cualquier futura condena. Se da sobre todo en agresiones sexuales, pero también para cometer robos y otros delitos. Sin embargo, el fruto del estramonio también se asoció al poder alucinógeno en épocas recientes desde que dos jóvenes murieron tras consumir el fruto directamente en una rave en Getafe hace ya una década.

Fuentes municipales descartan que sea un cultivo dirigido a fabricar la droga y se asocia más al movimiento de tierras que a impulsar una plantación de este tipo para la distribución. No obstante, la Policía Local ha recogido muestras dada la peligrosidad del estramonio y su posible uso a la hora de cometer actos delictivos.

Expertos consultados por este periódico confirman que su presencia es habitual en la provincia y en todo el país en terrenos secos y áridos. “No creo que nadie se dedique a cultivar estramonio. Es una planta que surge espontáneamente en cualquier terreno abandonado que al airear la tierra germinan”, explica Félix Torres, profesor de la Facultad de Biología de la Universidad de Salamanca. De hecho, recuerda que su uso como burundanga no es sencillo, ya que requiere una transformación química para la que no todo el mundo tiene conocimiento. No obstante, el experto recuerda que el uso del estramonio como veneno se remonta a las épocas medieval y romana.

La planta tiene una gran facilidad para ser reconocida: posee grandes flores amarillentas acampanadas, que suelen florecer en estas fechas de verano y el comienzo del otoño. Además también son reconocibles por su fuerte olor que suele evitar las intoxicaciones de los animales, ya que ni siquiera se acercan a estas plantas. El fruto es una cápsula espinosa de tres centímetros de longitud, que en su interior almacena semillas de color oscuro y alta toxicidad. Estas semillas son las que son ingeridas como drogas, cuando están maduras o tras un proceso químico provocando efectos nocivos para la salud.

PALABRAS CLAVE