12 abril 2021
  • Hola

De la Feria Ganadera al Hospital y el Campus. Así se transformó esta zona de Salamanca

En 1975 se estrena el Clínico y en los 90 crecen las facultades en esta zona

31 mar 2021 / 08:34 H.

Hace 43 años comienza la historia de lo que hoy es el Campus Miguel de Unamuno de la Universidad de Salamanca. Aunque en 1978 comienza la edificación de las facultades de Medicina y de Farmacia, es sobre la década de los 90 y en torno a ellas, cuando surge y se expande esta zona universitaria. La construcción del Campus supuso una inversión de 54 millones de euros y fue en 2002, con la inauguración de la residencia universitaria Colegio de Cuenca, cuando se cierra la construcción del Campus.

Tres años antes de que comenzaran las obras de Medicina y Farmacia se estrena el Hospital Clínico Universitario de Salamanca en esa zona de la ciudad. En diciembre de 1975 ingresan en este edificio sanitario los primeros 150 enfermos trasladados en ambulancia desde el Hospital Provincial. Aquel Hospital Provincial abierto en 1930 se ubicaba en lo que hoy es la residencia asistida de la Diputación junto al Colegio y Hospedería Fonseca donde antes se impartían los estudios de Medicina.

Hay que remontarse a mediados de 1968 cuando se ve la necesidad de ampliar el Hospital Provincial y Clínico (en él hacían sus prácticas los alumnos) o bien hacer uno nuevo. El procurador salmantino Jesús Esperabé enmienda el apartado de obras del III Plan de Desarrollo y cuela en ellas un nuevo edificio para la Facultad de Medicina y un hospital clínico. Unos días después remacharía aquella iniciativa el rector, Felipe Lucena, al ser recibido por Franco en el Palacio del Pardo y exponerle las necesidades de la Universidad de Salamanca.

En octubre de 1970 se pone la primera piedra del Clínico en terrenos cercanos al recinto de la Feria de Muestras y durante cinco años va tomando forma, pese a que su arquitecto Martín José Marcide Odriozola, fallece. La constructora, “Entrecanales y Távora”, sigue adelante con la obra y con los planos y el 11 de noviembre de 1975 la Universidad de Salamanca recibe la obra, que será inaugurada por los Reyes de España.

El nuevo edificio se une al ya construido del Seguro Obligatorio de Enfermedad, que incluye la Residencia hospitalaria Virgen de la Vega y el conocido como Ambulatorio, que abre sus puertas en 1965, al que se unirá en 1975 el edificio materno - infantil dando lugar a lo que conocemos como Complejo Hospitalario de Salamanca. Salamanca se convierte en ciudad de referencia en el ámbito de la Medicina, que gozó desde finales del siglo XIX hasta entrados los ochenta de destacadas clínicas y sanatorios particulares, ubicados, sobre todo, en la zona de Labradores, así como el Hospital de la Santísima Trinidad.

Junto al paseo del nuevo Hospital frente al Tormes se ubica la famosa “cueva de la Múcheres”

Los terrenos cercanos al Campus y Hospitales acogieron en su día la Feria Monográfica de las Industrias Ganaderas, un evento anual que se concedió a Salamanca en 1964 y que venía a sustituir a otra feria celebrada en los dos años anteriores en un terreno junto a la plaza de toros. Dice LA GACETA de la época que hicieron falta 20 millones de pesetas para la puesta en marcha de aquella Feria anual ganadera con instalaciones permanentes para la exposición y venta de toda clase de ganados selectos del 8 al 21 de septiembre.

En el paseo frente al Tormes donde hoy se alza el nuevo Hospital de Salamanca, aún sin inaugurar aunque ya ha acogido a los primeros pacientes y operaciones, y cerca del Centro de Investigación del Cáncer se ubica la famosa “cueva de la Múcheres”, donde vivía en condiciones infrahumanas una mujer que durante muchos años “consiguió celebridad en Salamanca al ser tachada de bruja, hasta el punto de que muchos niños salmantinos forzosamente habían de rendirse al sueño o ser buenos chicos pues, de lo contrario, no es que viniera el Coco, el tío Camuñas, el tío del Saco o el Sacamantecas como en otras épocas, sino la propia “Múcheres””, según recuerda José María Hernández Pérez. “Se dice que había sido guapísima pero que en un accidente doméstico sufrió quemaduras en la cara y al quedarle el rostro totalmente desfigurado se apartó del mundo y se refugió en la cueva. En su pobreza no negó nunca el modesto hogar a los desvalidos y en más de una ocasión se celebraron reuniones y jaranas con cante jondo, palmas y taconeo”, recuerda Hernández Pérez, que explica que fallecida la “Múcheres” ocupó el lugar ya por los años sesenta del pasado siglo una pareja que pedía limosna. Unos años después se montó una taberna, establecimiento que duró poco tiempo. Más tarde se convirtió en refugio de mendigos, drogadictos y sin techo.

Más allá del Campus, frente a los Trinitarios y la parroquia San Juan de Mata se construyeron a finales de los 60 y principios de los 70 dos institutos de enseñanza referentes de Salamanca y con una larga trayectoria previa compartida en el antiguo edificio Trilingüe de la plaza de la Merced. Eran al instituto femenino “Lucía de Medrano” y el masculino “Fray Luis de León” que pasaron a ser mixtos a mediados de los ochenta y por cuyas aulas han pasado nombres relevantes de la sociedad actual.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png