30 mayo 2020
  • Hola

Los voluntarios salmantinos que acompañarán a pasear a mayores que viven solos

Cruz Roja comenzará a salir desde este lunes con personas que no han pisado la calle por miedo y falta de apoyos

22 may 2020 / 09:27 H.

Las franjas horarias para hacer deporte y pasear han supuesto un alivio del confinamiento para personas de todas las edades. Sin embargo, el cóctel de soledad y miedo ha hecho que aún haya mayores que no han pisado la calle por falta de apoyos familiares. Estaban solos antes de la pandemia o se han quedado en esta situación como consecuencia del coronavirus.

El presidente de Cruz Roja, Jesús Juanes, anunció ayer la puesta en marcha de una iniciativa a partir del lunes, si se confirma el pase a la fase 1, para que los mayores que están solos también puedan pasear con el apoyo de un voluntariado, preparado para este fin. "Vamos a tratar de mejorar la vida de aquellos que aún tienen preocupación y no tienen a nadie. Hay mayores en situación de extrema soledad", detalló el presidente. El objetivo es que los paseos se prolonguen durante al menos una hora.

Esta iniciativa se enmarca dentro de la nueva fase de recuperación, que prevén tener plenamente en funcionamiento a partir del mes de junio con una atención más integral donde el centro sea la dignidad de la persona. Si en una primera etapa de emergencia los esfuerzos se han centrado en una labor asistencial (entregas de lotes de alimentos, higiene, teleasistencia), en la siguiente se quiere centrar en un apoyo integral a todos los que han sufrido las consecuencias del Covid y les va a costar salir adelante con el fomento de acciones de empleo o el apoyo a la emancipación de jóvenes sin apoyos familiares. "En solo dos meses estamos llegando a los niveles de atención de los peores años de la crisis económica", detalla el coordinador provincial de Cruz Roja, Javier Vicente, que detalla que ya se han prestado casi 7.000 atenciones de primera necesidad que no estaban previstas en el presupuesto inicial. El 33% de estas familias tienen menores a cargo con lo que su situación es aún más complicada. Para esta nueva etapa pretenden, por ejemplo, la sustitución de las entregas de alimentos por tarjetas con dinero para que las familias puedan realizar su compra.

Si durante estos dos meses Cruz Roja ya ha destinado 327.468 euros, el secretario provincial, Carlos Santos, calcula que hasta final de año prevén un gasto de 850.000 euros sobre todo para ayudar a los colectivos que se van a convertir en "extremadamente vulnerables". Ante esta situación, la organización ha hecho un llamamiento a las instituciones, empresas y agentes sociales a que colaboren con el reto de que nadie se quede atrás. "No podemos hacerlo solos", insistió el presidente provincial. Desde que comenzó el estado de alarma, la organización calcula que ha atendido a cerca de 15.000 personas tanto para cubrir las necesidades básicas, agenda telefónica a labores imprescindibles durante el inicio del estado de alarma como salir a tirar la basura o comprar medicación. Juanes quiso destacar la labor del voluntariado con un total de 316 voluntarios, de los que 194 se han incorporado desde el mes de marzo. A los mayores de 60 años se les retiró de las labores presenciales por prudencia para evitar contagios.

PALABRAS CLAVE