15 agosto 2020
  • Hola

Críticas por la impuntualidad pese a la cita previa en los centros de salud

Los pacientes se quejan de que en muchos casos tienen que permanecer horas en casa esperando a que les llame el médico

04 jun 2020 / 18:15 H.

El filtro telefónico que la Atención Primaria está utilizando para cribar qué pacientes necesitan realmente acudir al centro de salud y qué problemas pueden ser resueltos con una llamada está patinando en cuanto a la puntualidad de estas nuevas consultas.

Una de las quejas más repetidas entre los usuarios hace referencia a que cuando solicitan cita a través de la app de Sacyl, buscan una franja horaria que se acomode a sus posibilidades, aunque eso implique tener que esperar varios días. En cambio, la llamada de los médicos no se produce en esa franja seleccionada, sino que les indican que será “a lo largo de la mañana” y el enfermo debe estar pendiente de esa llamada durante todo el día, aunque tenga otras tareas que hacer.

“Antes te citaban a una hora y eran comprensible que la consulta fuera con retraso, pero lo que no tiene sentido es que ahora pidas cita a una hora y te llamen cuando el médico quiera. ¿Qué se supone qué están haciendo?”, se pregunta un usuario afectado.

Entre los facultativos consultados por este diario apuntan que “cada médico organiza las agendas a su manera en función de cuatro formatos que hay que cumplir: consulta telefónica presencial, seguimiento domiciliario de pacientes COVID, consultas presenciales sin cita, consulta a domicilio”.

Los profesionales consideran que seguir un horario de consulta según lo programado “depende de cada médico” y aseguran que también les ha sucedido lo contrario: “A veces llamas a un paciente y se queja porque le pillas durmiendo, pero ha sido él quien ha pedido cita a las 8:30 de la mañana”.

Este formato de filtro telefónico tiene visos de permanecer durante todo el verano o, al menos, mientras el COVID siga en circulación para evitar que los enfermos se mezclen en centros de salud y consultorios.

PALABRAS CLAVE