26 septiembre 2020
  • Hola

Caos en el control de alumnos de la ESO y en el control de asientos en las rutas del bus escolar

Quejas de conductores por los centros educativos que no han pasado los listados | Siguen sin estar disponible la figura del monitor que prometió la Junta

17 sep 2020 / 09:55 H.

Los monitores son una figura habitual en el transporte escolar de alumnos de Infantil y Primaria, sin embargo, no existen en los autobuses de rutas de Secundaria. Tras las quejas del sector en la Región por la imposibilidad de que los conductores asuman la función del monitor y vigilen que se cumplan los nuevos protocolos por la pandemia, la propia consejera de Educación, Rocío Lucas, anunció en el inicio de curso que, como novedad, iba a haber "un importante refuerzo de personal acompañante" en los autobuses y "por primera vez" se implantarían en Secundaria. Lucas reconocía en dicha comparecencia que la Consejería había "visto la necesidad" de que en el transporte se cumplan las normas, se exija mascarilla y se vaya "con seguridad al centro educativo". Sin embargo, el curso en Secundaria se inició el lunes y en Salamanca la Junta no ha implantado personal acompañante en ninguna de las rutas escolares de Secundaria, según confirman en las empresas de autobuses.

Sobre la falta de monitores, desde la Consejería de Educación se responde a este periódico que "aún se están ajustando algunas rutas". Por otra parte, mientras algunos centros educativos han pasado a las empresas de transporte escolar los listados de los alumnos que utilizan el servicio para que puedan realizar la asignación de asientos, otros institutos aún no lo han hecho, por lo que en algunos autobuses escolares no se "pasa lista" y se confía en la responsabilidad de los alumnos a la hora de que se sienten en el asiento del día anterior. Tampoco hay nadie que vigile que mantienen la mascarilla puesta correctamente todo el trayecto.

Otra dificultad añadida al control de alumnos en el autobús es que el transporte es un servicio para escolares de Secundaria, pero si sobran plazas también se oferta a Bachillerato. En la actualidad, hay solicitudes para esas plazas de Bachillerato que aún no se han autorizado por parte de la Dirección Provincial de Educación, lo que dificulta la asignación de plazas fijas en los autobuses. Todo ello se traduce en ese "desastre" al pasar lista, con alumnos que aparecen en listados y que no acuden al autobús, lo que provoca retrasos en las salidas y llegadas ya que el conductor se tiene que encargar en solitario de todo este control.

Cabe recordar que en los autobuses de transporte escolar, según el protocolo de la Junta, no hay aforo reducido, los autobuses pueden ir llenos, y el uso de mascarilla es obligatorio a partir de los seis años o Primaria. Antes de subir al vehículo se dispensa hidrogel a los alumnos y en las colas de la parada los escolares deberán mantener na distancia de metro y medio. Si hubiese un caso positivo que haya viajado en el autobús, no se considera contacto estrecho a ningún viajero, ni siquiera al que se sienta a su lado, ya que todos, se supone, hacen un uso adecuado de la mascarilla durante todo el trayecto.

PALABRAS CLAVE