26 septiembre 2020
  • Hola

Cabreo en hostelería y comercio: exigen ayudas por el daño de las restricciones

Dos sectores clave critican que las nuevas limitaciones no incluyan más ayudas para sus maltrechos negocios | Los hosteleros, señalados: “Se ha creado una cortina de humo”

16 sep 2020 / 22:01 H.

Las peores previsiones se cumplieron y la Junta de Castilla y León ha decidido ampliar las medidas restrictivas para Valladolid y Salamanca una semana más. Unas medidas que “ahogan” aún más a la maltrecha situación de la hostelería y el comercio, dos de los sectores estratégicos en la economía de Salamanca. Por ello, lamentan que esta medida vaya a suponer una ‘espada de Damocles’. “Tenemos la soga al cuello y nos la han apretado aún más. Piden colaboración en materia sanitaria y lo haremos, pero, por favor, que las medidas vengan acompañadas por otras compensatorias”, explica Álvaro Juanes, presidente de la Asociación de Empresarios Salmantinos de Hostelería. Juanes reconoce que las restricciones de aforo en los establecimientos de Salamanca capital, en un periodo como el actual, aprovechando las últimas semanas de verano, “suponen una puntilla”. En este sentido, añade que “lo peor de todo es que no se ha demostrado que la hostelería sea una causa directa de contagios, sino que muchos se producen en reuniones sociales o barbacoas”. Por todo ello, añade, “se ha creado una cortina de humo con la hostelería. Parece que todos los problemas se deben a nuestros negocios. Apoyamos las medidas sanitarias, pero que vayan acompañadas de oxígeno”.

El comercio es otro de los sectores afectados, con una ‘sangría’ de cierre de negocios como consecuencia de la crisis económica provocada por la pandemia. Así, el secretario general de la Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio, Aesco -integrada en CES- reconoce que el sector se encuentra “al borde del precipicio. A la crisis que ha venido por el coronavirus se añaden más piedras en el camino con medidas más restrictivas y coercitivas y en este momento lo que necesitamos son certezas y ser valientes”. Buena prueba de ello es que la recaudación tributaria en el primer semestre del año ha descendido un 18%, llegando a cifras de 2016.

PALABRAS CLAVE