11 diciembre 2019
  • Hola

Aumenta el número de burdeles en Salamanca

El Ministerio del Interior registra una treintena de prostíbulos en la provincia, aunque las asociaciones los elevan a 70 solo en la capital

03 nov 2019 / 07:31 H.

Hace apenas un mes, la Policía Nacional daba un golpe al negocio de la explotación sexual al liberar a cuatro mujeres obligadas a ejercer la prostitución drogarse dentro de una trama con tráfico de drogas y blanqueo de capitales. En este caso fue el testimonio de una de las víctimas la que provocó desencadenar la operación policial, algo inusual que favoreció la actuación de las Fuerzas y Seguridad del Estado.

Hasta 31 prostíbulos y viviendas en las que se ejerce la prostitución fueron identificados en 2018 por la Policía Nacional, según los datos del Ministerio del Interior recogidos por el Observatorio de Género y Datos Abiertos. Esta cifra supone un aumento de cinco lugares de alterne más respecto al año anterior, aunque no es el peor de la serie histórica cuando en el año 2015 se localizaron 52 establecimientos de este tipo. La provincia se encuentra solo por detrás de Valladolid con 74 locales de estas características y León con 57. En el conjunto de la Comunidad, Salamanca representa el 12% de los 244 prostíbulos identificados durante el pasado año.

Sin embargo, el estudio del Ministerio acerca a una realidad que los colectivos que trabajan con mujeres ponen aún más cruda. La Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (Apramp) denuncia que solo en la capital hay más de 70 pisos particulares, más difíciles de localizar por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado si no existe una denuncia previa. Esta asociación también señaló el aumento de las enfermedades de transmisión sexual debido a las exigencias de los proxenetas para que no usen preservativos para adaptarse a las exigencias de los clientes. A estas cifras, señalan que también habría que añadir más pisos ocultos con mujeres prostituidas de origen asiático, de difícil acceso por la elevada peligrosidad de las mafias procedentes de estos países.

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más