11 julio 2020
  • Hola

Así es el nuevo modelo de la Atención Primaria en Salamanca que ha acelerado el coronavirus

La crisis ha apresurado una tendencia que se venía instaurando: menos visitas presenciales al médico, más protagonismo de Enfermería y la necesidad de reordenar a los facultativos

01 jun 2020 / 15:04 H.

La irrupción del coronavirus ha acelerado ‘por las malas’ un proceso de reordenación sanitaria que era imprescindible en la Atención Primaria de Castilla y León: más protagonismo de la Enfermería, menos visitas innecesarias al médico y, en resumen, una menor presión asistencial de los profesionales.

El área de salud de Salamanca sigue siendo la que más utiliza la Atención Primaria en toda Castilla y León, con casi 4 millones de consultas atendidas a lo largo de 2019 -entre todas las categorías profesionales- por delante incluso de Burgos y León, con 3,8 millones de atenciones cada provincia. En cambio, las consultas de Medicina de Familia vienen experimentando un progresivo descenso en el número de atenciones anuales: de las 2,5 millones de consultas que se pasaron en 2015 a 1,9 millones del pasado año. La presión asistencial también baja. En 2015 cada médico atendía una media de 32 pacientes al día, mientras que en 2019 fueron 22,4 pacientes diarios. ¿Cómo es posible que baje la presión asistencial y a la vez haya centros de salud en los que conseguir una cita se demore por más de una semana? Porque los recursos no están bien distribuidos. Porque hay médicos que asumen muchos pacientes y otros asumen muy pocos, por lo que la cifra media no refleja la realidad.

Cuando el coronavirus desaparezca, la ‘nueva normalidad’ mantendrá muchas de las normas que se han seguido durante la pandemia. Tenderá a desaparecer la figura del médico que acude al consultorio por si acaso, aunque no tenga la certeza de que vaya a ver pacientes, y se impondrá la cita previa. Será también la confirmación del protagonismo de la Enfermería para resolver un alto porcentaje de los casos, así como el crecimiento de la atención domiciliaria.

Menos consultas, más urgencias

El descenso en el número de visitas al médico de familia ha sido inversamente proporcional al auge de las urgencias de Atención Primaria. El SUAP y los puntos de atención continuada atendieron el pasado año 115.000 pacientes más que los de 2015. Es una tendencia con una doble lectura: o los pacientes busca una atención más inmediata y sin cita previa, o se decantan por acudir a un centro sanitario solo cuando creen que tienen un problema más serio. Las consultas pediátricas sí van en aumento pese a haber menos niños.

Salamanca, líder en atención a domicilio

Los sanitarios que más visitan las casas de sus pacientes son los salmantinos a causa, posiblemente, del envejecimiento de la población y la imposibilidad de desplazarse. El pasado año hubo 23.544 visitas médicas, 66.640 visitas de Enfermería y 209 visitas pediátricas.