08 agosto 2022
  • Hola

Arcaya, reputado neurólogo: “El problema de la saliva en los enfermos de Parkinson se trata ya con una inyección”

Explica los últimos avances frente a la sialorrea: un exceso de saliva que acarrea consecuencias físicas y psicológicas

05 jul 2022 / 16:44 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Aunque no es un problema exclusivo de los enfermos de Parkinson -también otras enfermedades neurológicas- se estima que el 75% de estas persona sufren la llamada sialorrea: un exceso de salivación que causa que hace ‘babear’ de manera incontrolada a estas personas.

El problema tiene consecuencias físicas y psicológicas. “Además de sufrir grieta periorales, dificultad para hablar o tragar, mal olor e incluso la posibilidad de producir neumonías por aspiración de la saliva”, también resulta un problema embarazoso para los afectados y sus familias, lo que puede desembocar en “aislamiento social y afectar a la calidad de vida de la persona afectada”, apunta el neurólogo Jesús Arcaya.

Con motivo del Día Mundial del Parkinson, el doctor Arcaya ofreció una ponencia dirigida a explicar los nuevos tratamientos para controlar la sialorrea, que además de ser fáciles de aplicar están demostrando una alta eficacia: “Actualmente, la toxina botulínica incobotulinumtoxina A es el tratamiento de elección por su eficacia demostrada, sencillez de aplicación, es seguro y prácticamente exento de efectos secundarios desagradables”, explicó el neurólogo.

La forma de administrarlo es mediante una inyección directa en dos puntos de las glándulas salivales, situados por debajo de la oreja y por debajo del mentón. Es una fórmula rápida, que ni siquiera requiere de realización previa y que “se puede realizar en una consulta de Neurología en cuestión de 15 minutos”, pero siempre que se trata de un neurólogo experto en el manejo de la toxina botulínica.

Los efectos no son inmediatos, pero sí bastante duraderos, por lo que tampoco es un tratamiento que exija una alta adherencia. “Se estima que los efectos terapéuticos suelen observarse una semana tras la inyección y duran de tres a cinco meses, tras los cuales, hay que reinyectar”, explica Jesús Arcaya, que añade: “La duración del efecto y las dosis empleadas suelen permanecer bastante estables a lo largo del tiempo. Hay múltiples trabajos y ensayos clínicos que avalan unos buenos resultados en el control de la sialorrea”, garantizan los especialistas de Neurología.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png