25 julio 2021
  • Hola

Anni B Sweet actuará este sábado en el Liceo: “Componer en español ha sido un juguete nuevo”

La malagueña presentará su cuarto álbum “Universo por estrenar” a partir de las 19:30 horas

08 may 2021 / 11:34 H.

La malagueña Anni B Sweet actuará este sábado en el Teatro Liceo de Salamanca (19:30 horas) y presentará en acústico su cuarto álbum “Universo por estrenar”.

–Llega a Salamanca en solitario.

–Va a ser un concierto muy especial porque voy yo solita con mi guitarra. Normalmente voy en cuarteto, trío acústico o incluso con toda la banda en eléctrico. Al ser un teatro como el Liceo nos parecía una buena ocasión para enseñar las canciones totalmente al desnudo, que es un tipo de concierto complicado de dar.

–¿Complicado?

–Porque “Universo por estrenar” es un disco más eléctrico, con toques de psicodelia y mucho ritmo. A la hora de desnudar las canciones se hace más complicado dejarlas con una voz y una guitarra. En realidad, yo lo disfruto muchísimo porque voy a mi aire, según me vaya sintiendo y no le rindo cuentas a nadie encima del escenario. Pero choca el formato. “Universo por estrenar” tiene un montón de detalles y arreglos. Y de pronto es tocar las canciones como las compuse, con una guitarra y la voz. El concierto tiene su magia así y, a la vez, es un poquito más complejo por la falta de instrumentos que no van a estar en el escenario.

–¿Cómo compone?

–En el momento íntimo de composición, de escribir letras y acordes siempre lo hago con la guitarra, con acústica o con eléctrica, según el instrumento que tenga más cerca. Alguna vez uso algún teclado también por inspirarme en algún sonido. Y uso el ordenador cuando voy a grabar las demo, meter baterías, teclados, efectos... El concierto de este sábado será volver a la raíz del disco y por eso me apetece muchísimo. Me parece muy especial.

–Se construyó una cabaña para grabar, según contó en “La Resistencia”.

–Aquello fue una broma. Como yo empecé Arquitectura, Broncano me preguntó que si había compuesto algo que no fueran canciones, que si había creado algún edificio. Y dije que compuse una cabaña para grabar. En casa las paredes son de yeso y hay un reflejo muy feo a la hora de grabar las voces. Entonces hay que acolchar el espacio lo más posible, insonorizar todo el espacio: cogí varios colchones y varias mantas. Compuse mi propia cabaña para cantar, pero como la típica tienda de campaña chiquitita que construíamos de pequeños, con todas las mantas encima para meterse dentro. Algo así, pero a lo grande.

–Compone desde niña, desde que tenía siete años.

–Componía jugando. Me gustaba un montón componer canciones encima del teclado simple de mi hermano. Era un teclado ochentero, que se le daba al play y sonaba una musiquita. Y a mí me gustaba cantar encima y, en alguna ocasión, vender la cinta a mis tías. Era mi negocio. Algunos días jugaba a los coches, otros a las muñecas y otros era cantante profesional. A lo tonto a lo tonto, siempre he estado muy en contacto con la música, ya sea jugando, primero; después como hobby y más tarde como algo profesional siempre. Sin darme cuenta, porque no lo pensaba, la música ha estado en todas las etapas de mi vida.

–Fue la profesión quien la encontró.

–Yo ya estaba estudiando Arquitectura, pero jamás pensé que podría dedicarme a ello. En Madrid las oportunidades se abrieron y ocurrió todo en un momento muy bonito. Subterfuge contactó conmigo y pude dedicarme a la música de forma más seria.

–¿Compatibilizó escenarios y la carrera?

–Arquitectura es una carrera que exige todo tu tiempo y toda tu energía. Estuve medio año peleando, pero salieron tantos conciertos que seguir con Arquitectura era imposible: incluso sin dormir, me faltaban horas al día. Dejé la carrera, pensando en volver al año siguiente. Pero ya no ocurrió: empezó a florecer todo en la música de una manera muy bonita, rápida y con mucho esfuerzo, también. Todos los frutos que me daba la música me hacían estar muy bien y tenía menos ganas de volver a Arquitectura.

–¿Cómo llegó aquel primer éxito?

–Al principio yo grababa demos en casa, con los amigos en Madrid. Grabábamos canciones de una manera muy casera y entonces salió Myspace. Yo subí un par de canciones y tuve muchas reproducciones. Y a raíz de ahí, creo que contactaron conmigo de Suberfuge. Me pidieron ir a cantar a un bar en directo, al Fotomatón de Madrid y firmamos. Fue todo bastante rápido, aunque yo ya llevaba tiempo haciendo mis canciones, como una vía de respiro durante los estudios de Arquitectura.

–Estudió en un colegio británico e inicialmente, componía en inglés.

–Cuando tu máxima compañía son los amigos, el idioma que usas para expresarte es el idioma con el que piensas. Luego llegaba a casa (mi familia es de Fuengirola, de Málaga) y hablábamos en español. Yo cantaba en inglés para desahogarme, sin ser consciente del idioma en el que lo hacía. Cuando saqué el primer disco y empecé a hacer entrevistas, me di cuenta que componer en inglés había sido algo natural . Luego tuve varias voces alrededor que me decían que me pasara al castellano. Lo escuché tantísimo al cabo de los años que pensé en probar. Pero nunca llegaba a estar conforme con ello. Y en este último álbum tuve una época de bloqueo, en la que no me encontraba mucho cantando en inglés, aburrida de hacer las cosas de la misma manera y no me sentía inspirada. Así que cogí el español como un juguete nuevo y me encontré con un universo maravilloso con el que estoy aprendiendo muchísimo y hay chispa.

–Giraba por Europa cuando llegó la pandemia. Y leyó mucho en el confinamiento.

–Si me ponía a componer, no me salía nada. Tenía el cuerpo en modo gira. Yo necesito viajar, salir, ver a la gente y compartir sensaciones para inspirarme. Busqué en los libros aventuras y viajes mentales. Leer me alimentaba muchísimo.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png