Borrar
El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y el deán de la Catedral, Antonio Matilla, en la mañana de este viernes. C. R.
La ampliación del Ieronimus, el próximo junio

La ampliación del Ieronimus, el próximo junio

Ayuntamiento y Cabildo firman un convenio que permitirá abrir el bajocubierta de la nave central de la Catedral. La instalación del andamio en la Puerta del Obispo comenzará tras el puente de agosto

Viernes, 28 de junio 2024, 12:15

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, y el deán de la Catedral de Salamanca, Antonio Matilla, han firmado este viernes el convenio que permitirá ampliar la exitosa exposición Ieronimus. Dentro del Plan Sostenibilidad Turística, la dos instituciones destinan 471.000 euros a esta iniciativa que permitirá renovar la muestra y abrir al público la bajocubierta de la nave central de la Catedral.

«Acabamos de firmar un convenio de colaboración para modernizar y ampliar el recorrido de Ieronimus para que los salmantions y visitantes puedan experimentar nuevas sensaciones y recorrer estancias nunca antes visitadas», ha explicado el primer edil. Según ha explicado Jorge García Gómez, la previsión es que tras el puente de agosto comience la instalación del andamio que permitirá realizar las obras de rehabilitación y acondicionamiento de la bajocubierta, un espacio en el que salmantinos podrán pasear sobre el lado oculto de las bóvedas pero por debajo del tejado.

Aunque se anunció en 2022 por el veinte aniversario de Ieronimus, las obras para acondicionar la bajocubierta y permitir a los visitantes caminar por encima de las bóvedas de crucería, que cuentan con el permiso de la Comisión Territorial de Patrimonio desde el pasado verano, se acometerán en los próximos meses. El objetivo es que el próximo año pueda ampliarse ya la exposición con este espacio que se encuentra bajo el tejado de la basílica pero por encima de las bóvedas. Todo el proyecto estará concluido a mediados del próximo año, aproximadamente en junio.

Cinco meses es el periodo de duración de las obras. Se centrarán en la limpieza, adecuación, mejora de la iluminación y equipamiento del espacio. La mayor complejidad está en el difícil acceso a la estancia. Dado que los materiales no se pueden subir por las estrechas escaleras de caracol que usan los visitantes de Ieronimus, será necesario instalar un andamio de más de 40 metros de altura frente a la portada del Nacimiento. Se elevará hasta más arriba de las vidrieras, a una altura similar a la del reloj de la Torre de las Campanas.

Bajocubierta de la nave central de la Catedral que se acondicionará para su apertura al público. ARCHIVO

A través de un videomapping sobre su extradós, se tratará de crear un efecto de «transparencia» y liviandad en las bóvedas generando a los visitantes la impresión de que mirando hacia abajo pueden ver a través de estos elementos arquitectónicos situados a 40 metros de altura, según apuntaron fuentes de Turismo hace meses. Con sonidos, luces y audiovisuales se pretende generar una atmósfera especial que ayude a entender mejor los sistemas constructivos de la basílica.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios