03 diciembre 2020
  • Hola

Alicio, el salmantino que ha superado el COVID, un ictus, una meningitis y una pancreatitis este año

Con 88 años, este militar de Aviación jubilado asegura que ha pasado el peor año de su vida -pese a haber sufrido antes dos accidentes aéreos-, tras encadenar una enfermedad tras otra, coronavirus incluido

Alicio González Fernández (Sancti Spiritus, 1932) se siente privilegiado por contar con 88 años “muy bien llevados”. Y todo ello pese a haber superado un año repleto de incidentes sanitarios. Primero, tras detectarle un coágulo de sangre en la cabeza, del que fue intervenido; posteriormente, una meningitis -“lo más grave de todo”, asegura-; tras tres meses ingresado recibe el alta y sufre una pancreatitis; ésta se reprodujo y tras superarla definitivamente, en octubre se contagió y contrajo el Covid. Tras dos semanas ingresado en el Hospital y tres semanas de ‘confinamiento’, ahora, por fin, disfruta de cierta tranquilidad como jubilado del Ejército del Aire. ¡Ah! Por cierto, en el ejercicio de su profesión sufrió dos accidentes aéreos.

–¿Cómo se encuentra tras el año de ‘achaques’ que lleva?

–Bastante bien a pesar de todo lo que he pasado, que ha sido mucho. Primero, encontraron algo en la cabeza que no debía estar ahí y me operaron; después una meningitis, luego una pancreatitis, y para colmo, el Covid éste que afecta a todo el mundo. Eso sí, en 14 días me arreglaron en el Clínico y me mandaron para casa, donde he tenido que estar 21 días ‘confinado’ por recomendación médica. Ahora ya puedo salir y la verdad es que me encuentro bastante bien.

–¿Cuál de todos esos incidentes de salud le afectó de forma especial?

–La meningitis. Los médicos me dijeron que estuve muy mal. No he tenido una vida de rosas, pero quiero hacer hincapié en que ante cualquier enfermedad hay que luchar y tener fe en los médicos que tenemos en España, así como los enfermeros, porque son maravillosos.

–Si le hubieran dicho el año pasado que en 2020 sufriría tantas y tan graves enfermedades, ¿qué se le habría pasado por la cabeza?

–Sinceramente no me habría creído que pudiera superarlas. Y eso que son muy positivo en cuanto a mi forma de pensar. Cuando me dijeron que tenía Covid me dije: por qué no voy a superarlo con 88 años. Ya tengo más edad que cualquiera de mi familia, así que ahora hay que cumplir más.

–¿Ha pensado que supone un claro ejemplo de superación?

–Efectivamente. En ello influye mi pensamiento de que todo el que se dedica a una profesión, si tiene actitud para ejercerla, está capacitado para cualquier problema que nos surja. En mi profesión -militar telegrafista del Ejército del Aire- me preocupé de ponerme al tanto de todo para que cuando hubiese un fallo pudiera solucionarlo. Eso es lo fundamental. Que cuando las cosas estén sucias haya que limpiarlas.

“Yo pienso vacunarme del COVID porque lo hago de la gripe cada año y a lo mejor por eso he llegado tan bien a los 88 años y con la cabeza que tengo, que es importante”

–Alguien dice que San Pedro llegó a llamarle, pero que no le hizo caso...

–No le dejé abrir la puerta. Me he tirado 25 años volando, tuve dos accidentes de aviación, y tengo cuerda para rato por mi fe en la vida. En agosto del 63 en Viñuela de Sayago se nos pararon los dos motores, caíamos en picado y ese descenso fue eterno. Cuando faltaban pocos metros, el piloto, muy experimentado, tiró hacia arriba y consiguió realizar un aterrizaje perfecto. Esos instantes fueron terribles y me forjaron el corazón a prueba de toda bomba. En otra ocasión se nos reventó una rueda al despegar, el avión se salió de la pista e hincó el morro, pero afortunadamente no nos pasó nada.

–¿Cómo ha sido su experiencia con el ‘bicho’ del Covid?

–Me ingresaron y el médico me dijo que tendría para unos 14 días. Desde el segundo o tercero dejé de tener fiebre y hasta ahora. Me preguntaron si fumaba o bebía, pero nada de nada, así que me dijeron que eso me lo cortaban rápido. Después he estado 21 días sin salir de casa, haciendo vida de monje.

“Empecé a escribir mis memorias y me cansé. Si vale para concienciar a la gente que con 88 años se puede tener la misma ilusión por vivir que con 20, las retomo”

–¿Qué le ha aportado más fortaleza: sus raíces en el campo, en Sancti Spíritus, o su paso por el Ejército del Aire?

–Ser de Sancti Spiritus da mucha fuerza. Primero, porque tuve unos padres extraordinarios, que siempre me enseñaron que lo blanco es blanco y lo negro, negro. Me fui al Ejército porque un pariente me dijo que lo mío era ser telegrafista, que son los chulos del Ejército del Aire. Estuve en la Escuela de Transmisores de Madrid y después de cuatro años esa formación me ha valido para mucho, aprendes a obedecer incluso sabiendo que, a veces, las cosas no son así. Las acatas por respeto, pero luego las olvido, porque por encima de todo pongo la razón y el sentido común. Eso me ha valido para hacer muchas cosas en la vida, como dividir muchas fincas en Salamanca y sacar los planos correspondientes.

–En sus 88 años, ¿ha vivido alguna circunstancia similar a esta pandemia que ha provocado una crisis sanitaria y económica de graves consecuencias?

–Una crisis como esta no. Viví toda la Guerra Civil pero gracias a Dios no pasé necesidades porque mi familia estaba relativamente bien con arreglo a lo que había.

“En España tenemos mucha suerte de contar con los excelentes médicos y enfermeros que están en los hospitales, se merecen todo nuestro respeto”

–¿Tiene alguna opinión sobre cómo se puede acabar con la pandemia?

–Esperamos que de la misma manera que los médicos han dado su vida por salvar a la gente, ahora los científicos, que son quienes tienen que buscarle las vueltas al virus, lo hagan de la misma forma. Yo, de momento, pienso vacunarme porque ya lo hago de la gripe y a lo mejor por eso he llegado a los 88 años de la forma en la que estoy y con la cabeza que tengo.

–¿Le ha quedado por hacer algo en la vida?

–Escribir más. Llevo más de cien poesías. Empecé a escribir mis memorias y me cansé. Aunque si vale para concienciar a la gente que con 88 años se puede tener la misma ilusión por vivir que con 20 años, igual las retomo.

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png