Borrar
Eduardo González de Huebra en su tienda de la calle San Pablo. ARCHIVO
Adiós a 188 años de historia en el centro de Salamanca

Adiós a 188 años de historia en el centro de Salamanca

Muebles Huebra, el comercio más antiguo de Salamanca, anuncia el cierre de sus instalaciones en la calle San Pablo

Marino Hernández

Salamanca

Viernes, 23 de febrero 2024, 13:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El comercio más antiguo de Salamanca se prepara para cerrar sus puertas. En los históricos ventanales de Muebles Huebra, ubicado en la céntrica calle San Pablo, puede leerse estos días «Liquidación. Jubilación», lo que supone el adiós a cuatro generaciones de comerciantes en un establecimiento exclusivo, que desprende historia en cada una de las plantas en las que se pueden encontrar muebles y artículos de lujo.

Muebles Huebra nació en 1836 inaugurada por Rafael González de la Huebra como tienda alquilada y allí se vendía «de todo», desde productos de alimentación hasta los propios de una ferretería. Se llamaba «Grandes Almacenes de Novedades» y fue comprada en propiedad en 1886. Cuando falleció Rafael González, el negocio pasa a manos de su hijo Luis, que tuvo una gran vinculación con el mundo de las artes y los eventos en la ciudad, hasta el punto de que fue uno de los impulsores de la plaza de toros de La Glorieta. Posteriormente serán sus hijas Teresa y Carmen, y su hijo Rafael, las que se hagan cargo del negocio hasta que llega la cuarta generación de comerciantes compuesta por José, Eduardo e Ignacio, hijos de Rafael, que son quienes han regentado el negocio durante los últimos 46 años.

ALMEIDA
Imagen principal - Adiós a 188 años de historia en el centro de Salamanca
Imagen secundaria 1 - Adiós a 188 años de historia en el centro de Salamanca
Imagen secundaria 2 - Adiós a 188 años de historia en el centro de Salamanca

Eduardo Huebra entiende que el negocio ya no daba más de sí: «hemos mantenido abierto los últimos años por romanticismo. Las tiendas de muebles han desaparecido, los jóvenes ganan 1.000 euros y no se pueden comprar muebles buenos. Llevamos una década con pérdidas en la cuenta de resultados y ahora el tercero de los hermanos se jubila en noviembre, así que hemos pensado que es el momento de la liquidación».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios