Borrar
Bolilleras, en la mañana de este domingo en el encuentro del Palacio de Congresos. ALMEIDA

500 bolilleras exhiben el arte que va «más allá de las puntillas»

El Encuentro Bolilleras Ciudad de Salamanca« congrega a profesionales de 36 asociaciones de más de una decena de provincias en el Palacio de Congresos

Belén Hernández

Salamanca

Domingo, 16 de junio 2024, 13:09

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Medio millar de bolilleras de 36 agrupaciones llegadas de más de una decena de provincias de España muestran su arte y sus obras en el Palacio de Congresos gracias al Encuentro de Bolillos Ciudad de Salamanca, un evento organizado por la Asociación de Mujeres Flor Salamanca.

Se trata de un arte lamentablemente en desuso, según reconoce la profesora Primi Manceñido, que ha viajado hasta la capital del Tormes junto a su agrupación de Villaestrigo del Páramo, en León, para mostrar sus laboriosas creaciones.

«Se necesita atención, memoria y habilidad», resume la instructora, que tras 32 años en estas labores reconoce que todavía sigue aprendiendo, en ocasiones de manos expertas alemanas, rumanas, belgas y holandesas. «Se hacen bolillos hasta desde Japón», explica, sin ocultar que es su pasión.

El alcalde de Salamanca, Carlos García Carbayo, ha asistido al acto oficial del encuentro junto con la concejala de Festejos y Tradiciones, Carmen Seguín. 

Han admirado los trabajos presentado por cada una de las agrupaciones asistentes y han entregado los premios a cada entidad antes de iniciar el recorrido por la diferentes mesas instaladas en la gran sala de exposiciones del recinto.

«Es un trabajo para no correr», expone Pilar, de la Asociación Comuneros, mientras sigue con su labor sobre una mesa repleta de los trabajos de las bolilleras salmantinas: desde sombreros a bolsos, pasando por collares, pulseras, fundas de gafas, abanicos y carteras.

Está de acuerdo con Primi en que este «es un arte más allá de las puntillas». No solo por todo lo que se puede fabricar con él, sino porque sirve incluso como terapia.

«Es muy bueno para practicar la psicomotricidad fina y también he enseñado a niños con hiperactividad porque les calma mucho", explica.

En el caso de Pilar la técnica la ayudó a superar la muerte prematura de su hija. «Tienes que estar muy centrada cuando tejes y eso me ayudó a volver a focalizar mis pensamientos».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios