ENERGÍA

Las calefacciones de carbón, una 'especie' en extinción en Salamanca

Las comunidades de vecinos que utilizan el combustible pasan de 300 en 2008 a 200 en la actualidad por la extinción de los conserjes y las ayudas para impulsar energías limpias

13.02.2019 | 13:52
Radiador de una vivienda.

Las comunidades de vecinos que utilizan carbón como combustible se han reducido un 33% en la última década en Salamanca, descenso motivado fundamentalmente por las ayudas para sustituir las calderas por energías que se consideran limpias y por la desaparición de los conserjes, empleados de los edificios que convertían este tipo de combustible en la mejor opción para los vecinos al alimentar de forma más regular las calderas, lo que lograba una mayor eficiencia.

Así, si en el año 2008 300 edificios utilizaban en la capital carbón para la calefacción y agua caliente, en la actualidad el Ayuntamiento de Salamanca contabiliza 170 licencias de recogida de escorias (residuos esponjoso que queda tras la combustión del carbón), mientras que el Colegio de Administradores de Fincas calcula que la cifra podría rondar los 200. En todo caso son cifras muy residuales de un tipo de combustible que tiende a desaparecer. "Si nos guiamos por la consideración de energía limpia, el carbón no lo es. Lo limpio sería la energía solar y la eólica porque no generan residuos, pero hoy por hoy en zonas como la de Salamanca no serían sostenibles económicamente hablando", apunta Ángel Hernández, presidente del Colegio de Administradores de Fincas.

A pesar de que deja claro que los administradores no son los que deben decantarse por una u otra energía, ya que esa es una decisión que deben adoptar los vecinos, echa por tierra la falsa creencia de que las calefacciones de carbón son las que más calientan. "Este sistema tenía sentido cuando había conserjes o porteros encargados de cargar la caldera con pocas cantidades a lo largo de todo el día. Ahora, al desaparecer, las comunidades contratan servicios externos que van una o dos veces al día, echan más cantidad de combustible provocando picos de temperatura y pérdida de eficiencia", explica el experto.

Las diferentes legislaciones para controlar las emisiones de CO2 y mejorar el medio ambiente tampoco han ayudado al carbón. Así, el solo Ayuntamiento de Salamanca destinó el año pasado un millón de euros en las últimas ayudas para la rehabilitación de viviendas en las que se incluye la sustitución de calderas por otras más eficientes y menos contaminantes. Por otro lado, las empresas proveedoras también ofrecen planes de financiación para cambiar el combustible apoyadas en ayudas regionales y estatales, sobre todo para optar por gas natural.

Otro revés judicial al nuevo concurso de traslados de la Junta

Se cumplen 20 años del debut de Solari en la Liga en el Helmántico

El fin de la peligrosa rotonda de Buenos Aires tendrá que esperar

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook




anteriorsiguiente


 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad