CULTURA

El día que "murió" el Liceo para "resucitar" ocho años después

Hace 25 años se anunció el cierre del teatro tras 130 de historia y ante la indignación de los salmantinos

02.01.2019 | 12:57
Teatro Liceo, en los años 90.

La vida cultural de Salamanca y de toda la Región sufrió un duro varapalo el 20 de enero de 1994. Hace ahora 25 años se anunciaba el cierre del Teatro Liceo. Tras 130 años de intensa historia, el vetusto edificio de la plaza del mismo nombre ponía fin a su lenta agonía. El empresario Santiago Rodríguez Conde anunciaba que el 7 de febrero de 1994 iba a tener lugar la última función del teatro. "Sonatas de espectros", de August Strindberg a cargo de la compañía de Juan Antonio Quintana tuvo el "honor" clausurar el espacio cultural. Una triste noticia que indignó a la sociedad civil y política de Salamanca. El alcalde de la ciudad por entonces, Jesús Málaga, emitió un manifiesto de protesta y ciudadanos anónimos como actores charros y otros de renombre nacional lloraron su pérdida.

En aquel momento el Teatro Liceo se encontraba en manos privadas, las de los hermanos Torres Blanco. La progresiva decadencia de su estructura y su escasa rentabilidad, fueron los detonantes de una muerte casi anunciada. Aunque el Ayuntamiento de Salamanca estuvo a punto de comprarlo en 1987, finalmente esa operación no cristalizó y la agonía se prolongó. Y no sólo cerraba un referente cultural de Salamanca y de Castilla y León. Seis personas se quedaron sin trabajo: la gerente, el operador, el ayudante de cabina, la taquillera, el encargado de limpieza y el acomodador. Quizás el aspecto más cruel y más silencioso de aquella nefasta noticia.

Desde aquel 20 de enero hasta su cierre el 7 de febrero se sucedieron los movimientos para intentar revertir la decisión. Intelectuales y artistas elevaron la voz sin éxito. El día antes de la última función del teatro tuvo lugar una reunión en la que estuvieron presentes, entre otros, Gonzalo Torrente Ballester, Enrique de Sena, Domingo Sánchez Blanco, Eugenio de Bustos y Aníbal Lozano. Todos ellos buscaron explicaciones de cómo se había llegado a esta situación y criticaron a las instituciones por su pasividad. El gran Torrente Ballester exigió "soluciones rápidas" para paralizar el cierre, algo que, por desgracia, no se consiguió.

El Teatro Liceo había abierto sus puertas el 8 de septiembre de 1862 de la mano de la Sociedad Artística del Liceo de la Unión. Por su escenario pasaron las más importantes compañías españolas e internacionales para representar obras de teatro, bailes y conciertos. El viejo edificio se asentaba sobre el que fue antiguo convento de San Antonio el Real. En sus inicios, el precio de la entrada era de diez reales en el patio de butacas, mientras que en los palcos subía hasta los 30. A partir de 1898 se comenzaron a proyectar películas mediante diapositivas y, aunque el cierre se produjo en 1994, en el año 1982 también estuvo a punto de apagar sus luces de forma definitiva. En 1989 sus 938 butacas fueron acondicionadas, pero el estado de la estructura del edificio era muy deficiente.

Afortunadamente la "muerte" del Liceo no fue definitiva. La "resurrección" llegó en 2002 gracias a la Capitalidad Europea de la Cultura. El Ayuntamiento adquirió el edificio, lo rehabilitó y el Teatro Liceo se volvió a convertir en el referente de la vida teatral y cultural de Salamanca. Su reinauguración tuvo lugar el 1 de marzo de 2002 con "Medea" de Nuria Espert y con presencia de la reina Doña Sofía.

Vecinos molestos: 8 de cada 10 multas por ruidos se producen en pisos

Aparece muerto en Villares junto a una botella de licor tras desaparecer en plena Nochevieja

El PP exige explicaciones por la polémica con Morante y denuncia los "caprichos" del concejal de Festejos

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



anteriorsiguiente

 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad