SANIDAD

Importante logro en el Hospital: suma año y medio sin fallecidos por los letales aneurismas

Los pacientes que llegan con la aorta ya rota tienen un 50% de posibilidades de morir, pero el equipo de Angiología ha logrado un pleno de supervivencia en casos muy graves

14.05.2018 | 04:45
Francisco Lozano, jefe de Angiología, en la planta del Hospital Clínico. | javier cuesta

El servicio de Angiología acumula más de un año resolviendo con un 100% de supervivencia los temidos aneurismas de la aorta: cuando la vena más grande del cuerpo humano ´explota´ y el paciente sufre una hemorragia interna casi letal.

"Siempre tratamos de intervenir los aneurismas antes de que rompan. El paciente que llega al Hospital con la vena ya rota tiene un 50% de posibilidades de morir. Es casi cara o cruz, pero afortunadamente llevamos realizados más de una docena de tratamientos endovasculares (método no invasivo) y no ha muerto ningún paciente", destaca el jefe de Angiología, Francisco Lozano. El angiólogo explica que, al margen de los méritos y la destreza de los profesionales, juega un papel importante la suerte: "Dependiendo de cómo de roto y de contenido esté el aneurisma, el margen de maniobra puede ser más de minutos que de horas. Es una patología muy grave y en muchos casos a los pacientes no les da tiempo de llegar al Hospital. Es lo que, en ocasiones, llaman muertes súbitas, porque es fulminante".

El equipo de Angiología del Hospital suma una experiencia de cerca de 700 aneurismas operados. "Cada día diagnosticamos más enfermos en fase de operar de forma selectiva. Es decir, de forma programada y no urgente", comenta el jefe de servicio, que se muestra "muy satisfecho" con el buen resultado de los denominados ´tratamientos híbridos´.

El tratamiento convencional para abordar los aneurismas de aorta consisten en ´abrir´, quitar el aneurisma y colocar una prótesis. Hace un par de décadas se implantaron los tratamientos endovasculares. "En vez de abrir la barriga, vamos navegando por los vasos sanguíneos, metemos una prótesis interna y aunque el aneurisma se queda, la sangre circula a través de la prótesis", detalla Francisco Lozano. El último avance son los tratamientos híbridos. "Es una mezcla de los dos métodos. Hay localizaciones poco frecuentes, que están cerca de órganos, vasos importantes, etc, en las que hay que hacer primero una cirugía abierta, y luego la endovascular. Es muy compleja y solo se hace en casos muy específicos, pero es una solución para pacientes que antes, cuando sufrían esto, se morían".

Lea el artículo completo en la edición impresa de LA GACETA en Orbyt y Kiosko y más

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



anteriorsiguiente


 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad