MÚSICA

El paso por Salamanca de Bob Dylan: rechazó los regalos y reservó la planta entera de un hotel

Cuentan que viajó desde Lisboa de noche para evitar indiscreciones

25.03.2018 | 11:27
Bob Dylan, durante un concierto.

Dos vigilantes del equipo de Bob Dylan fueron los encargados de velar por la privacidad del artista desde que llegó el viernes a las 6 de la mañana a Salamanca. Siguiendo esa regla no escrita de a más hermetismo más rumores, rápidamente los bulos sobre el hombre hermético se extendieron por la ciudad mientras él se recluía en su habitación. Fuentes cercanas al personal que le atendió aseguran que no salió de su cuarto en todo el día. Reservó una planta entera del establecimiento para convertirla en un fortín particular de imposible acceso, algo de lo que ya se aseguraron los vigilantes.

Cuentan que viajó desde Lisboa de noche para evitar indiscreciones y que a su llegada ordenó al manager que retirara los obsequios de bienvenida, un repertorio de productos salmantinos. "Nadie se puede aproximar ni a la planta", aseguraban este sábado. Un vecino que se encontró con los autobuses del cantante se acercó para saludarle, pero rápidamente le apartaron sin dejarle mediar palabra con Robert Allen Zimmerman, que este sábado llenó el Multiusos Sánchez Paraíso de seguidores. Amante de la discreción y cada vez más huidizo, el artista se aseguró de pasar desapercibido. "No hemos notado nada raro estos días, está todo muy tranquilo", aseguró este sábado Cecilia, que vive a muy pocos metros del fortín en el que se refugió Dylan, en pleno centro de Salamanca.

Pero no es la primera vez que Cecilia está tan cerca del estadounidense. Un golpe de fortuna le permitió disfrutar de un concierto improvisado de Bob Dylan en un bar de Nueva York cuando residía allí en 1986. "Uno de los amigos del grupo vino del baño y nos dijo que estaba Dylan. No nos lo podíamos creer. Pero apareció. Se mostró muy cercano y hasta tocó tres canciones", explica Cecilia. En aquella ocasión fue muy amigable, por eso cuando a los tres meses se enteró de que ofrecía un concierto no dudó en comprar las entradas. "Me gustó tanto en aquella actuación improvisada, que no lo dudé", rememora. Pero lo imprevisible del artista emborronó su recuerdo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



anteriorsiguiente

 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad