ARTE

Las Dueñas reciben una puerta renacentista del convento Santa Catalina de Valladolid

El monasterio pucelano fue cerrado en 2014 por la falta de vocaciones

24.07.2015 | 10:17
Imagen de la puerta.

El claustro de Las Dueñas tiene una nueva joya en su catálogo. Uno de los espacios contemplativos más visitados de la ciudad ha incorporado una puerta renacentista de gran valor artístico procedente del convento de Santa Catalina en Valladolid, cerrado el pasado año ante la falta de vocaciones y el traslado de las religiosas que quedaban a otros monasterios como el de Salamanca. "El convento se ha cerrado y para que el patrimonio no se perdiera ahora se conserva en Salamanca", explica la madre superiora del monasterio de Nuestra Señora de la Consolación, conocido como "Las Dueñas".

La puerta se ha conservado con el paso del tiempo gracias a la labor de las religiosas en la conservación. Hasta su traslado cumplía la labor de acceso al coro desde el claustro, pero al ser un espacio poco frecuentado -no estaba abierto al turismo en Valladolid- se mantiene en perfectas condiciones. La pieza está realizada en madera de nogal con unas dimensiones de 285 x 220 centímetros y fue realizada en el tercer cuarto del siglo XVI, a las pocas décadas de abrir el convento cuya fundación data de 1488 tras la bula concedida por el Papa Inocencio VIII.

Entre las particularidades de la obra artística se encuentran 24 relieves perfectamente conservados donde aparecen reflejados santos de la Iglesia Católica, advocaciones marianas o alegorías como la calavera representando a la muerte o el cordero de Dios. La puerta cuenta con un friso de ocho relieves en la parte superior y ocho en cada una de las puertas laterales que abrían el acceso hacia el coro del convento pucelano.

Con el objetivo de garantizar que la conservación que se dio en el monasterio de Valladolid se mantiene en las mismas condiciones, las dominicas han colocado la puerta en la parte superior del claustro protegida con un pórtico de cristal con el objetivo de evitar la tentación de los turistas de tocar la pieza, así como evitar que fenómenos meteorológicos como la lluvia impacten directamente sobre la madera de nogal de hace cinco siglos. Está práctica de protección ya se realizó en el convento de San Esteban para proteger un arco de la acción de los turistas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook



anteriorsiguiente



 
La Gaceta de Salamanca On-line Modif.
© Grupo Promotor Salmantino, S.A.
Avenida de los Cipreses, 81. 37004 Salamanca (SALAMANCA).
Tlf: 923 125252 Fax redacción: 923 256155
Aviso legal  |  Política de cookies | Política de privacidad