Borrar

Domingo, 2 de junio 2024, 15:31

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Tan solo quince minutos después de que el chupinazo anunciase la salida de los cinco astados de Ignacio López Chaves de los chiqueros de la plaza de toros, un hombre, natural de Toro (Zamora) y de 54 años de edad, resultó cogido y herido de carácter leve.

El varón, que se encontraba fuera de las talanqueras próximas a la plaza de toros, no tuvo tiempo de entrar cuando uno de los toros de Ignacio López Chaves arremetió con prontitud contra la valla, con tal mala fortuna que lo cogió propinándole una fuerte paliza.

El revuelo fue inmenso y el hombre salió de la multitud cogido entre varios mozos, visiblemente conmocionado y con la cara ensangrentada.

Rápidamente se desplazaron hasta el quirófano portátil que se encontraba ubicado en la plaza de toros donde se vivieron los momentos más angustiosos. Allí fue explorado por los médicos y, tras las primeras curas y tal y como pudo conocer a través de fuentes cercanas LA GACETA, su propio hijo lo trasladó en el coche al Hospital Clínico de Salamanca, donde le esperaban varias pruebas radiológicas para descartar lesiones más graves o incluso roturas.

Todo quedó en un susto y el encierro transcurrió, como es tradición, durante dos largas horas para placer de los aficionados y mozos que poblaron un año más muros, talanqueras y las peñas ubicadas dentro del recorrido.

Los toros de Ignacio López Chaves ofrecieron buen juego en su conjunto aunque, en cierto momento, dos de ellos se emplazaron un buen rato en un humedal donde a buen seguro estaban más frescos, pues las altas temperaturas también hacen mella en los animales.

Aun así, la emoción se vivió en cada carrera a caballo, cada recorte protagonizado por los valientes mozos en la carretera, o en los cites a los que los de López Chaves respondieron con bravura.

Como cada año, el grupo de jinetes, encabezado por Manuel García González, quien volvía a dirigir los 'Espantos' de Ledesma, hicieron una impecable labor en la gestión del encierro.

Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma
Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

Vibrantes primeros 'Espantos' de Corpus en Ledesma