25 septiembre 2020
  • Hola

Veranear en un pequeño pueblo de Salamanca, la nueva moda que ha desencadenado el coronavirus

Superan la afluencia de años anteriores con estancias más largas y antes de lo esperado

20 jul 2020 / 20:07 H.

Los pequeños municipios de la provincia salmantina gozan de buena salud debido a la alta afluencia de turismo durante este verano a pesar de la pandemia, una suerte que aún no ha llegado a localidades mayores, donde el miedo está especialmente presente.

“No solo hay tanta gente como otros años, sino que hay incluso más; especialmente en fin de semana”, asegura el alcalde de Aldeadávila de la Ribera, Santiago Hernández, quien además matiza que “la gente ha ido antes de lo normal y se quedan por más tiempo”.

La misma dinámica sigue el municipio de La Alberca, en el que aunque se nota que no hay grupos de visitas organizadas, los bares y comercios lucen llenos de vida. “Los hoteles están llenos todos los fines de semana y hasta ya se han celebrado bodas”, explica su alcalde, Miguel Ángel Luengo.Algunos visitantes que se acercaban años anteriores en el día, eso sí, este verano han optado por quedarse en sus hogares y minimizar los riesgos. Este comportamiento afecta especialmente a municipios de referencia como Ciudad Rodrigo, donde el turismo se limita a “un pequeño goteo”, tal y como lamenta la concejala de Turismo, Beatriz Jorge.

“De momento hay poquita cosa”, apunta. La concejala y teniente de alcalde destaca, sin embargo, que el mes de julio suele ser flojo a nivel turístico, lo que deja abierta una puerta a un cambio radical a medida que avance el verano, especialmente en agosto.

En contraposición, y a pesar de no haber muchas ofertas de turismo de ocio que atraiga a los visitantes, o visitas en grandes grupos, las casas rurales de la zona, especialmente aquellas que tienen piscina y todo lo necesario para un “confinamiento voluntario”, mantienen en alto la temporada de reservas con optimismo incluso sorteando las cancelaciones espontáneas.