Borrar
Mujeres de Villoruela hacen ganchillo reunidas en un rincón de la plaza España.
Unidas para tejer el cielo de Villoruela

Unidas para tejer el cielo de Villoruela

Un grupo de mujeres se juntan cada noche en un rincón de la plaza España para confeccionar en ganchillo un umbráculo que servirá para proteger del sol al Santísimo Cristo durante el remate de banzos del día del Carmen

Domingo, 7 de julio 2024, 18:48

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

No ha pasado un mes desde que se convocó el último reto de la asociación cultural Villoruela se Mueve y ya casi está cumplido. Mañana es el último día para entregar cuadrados de 40 x 40 centímetros tejidos en ganchillo con restos de lana. El objetivo es crear una gran lona que tendrá por misión proporcionar sombra durante el remate de banzos del Santísimo Cristo de la Esperanza en la procesión que tendrá lugar en Villoruela el día del Carmen, el próximo 16 de julio.

Cuadriculado y diverso en colores, así será este especial cielo de Villoruela. Numerosas personas participan en esta obra colectiva que está generando algo más que un objeto. Para empezar, esta actividad ha puesto en marcha a personas de todas las edades, animadas por un objetivo común. Uno de los momentos del día más esperados por algunas de las mujeres de la localidad es el del encuentro en un rincón de la plaza España con el fin de juntarse a tejer.

Entre las participantes se encuentra Jacinta Cortés Cortés,a sus 93 años, una de las vecinas más ancianas del grupo, pero también de la localidad. No hace ganchillo porque nunca aprendió ya que lo suyo era hacer camisas, pantalones, faldas e incluso vestidos y otras prendas.

Otra de las participantes mayores es Bernarda Miguel Rodríguez, natural de Cordovilla, a sus 90 años sigue practicando el ganchillo. Confiesa que lo aprendió al pie de su madre y abuela, casi a la vez que aprendía a andar.

Entre las participantes se encuentran las hermanas Inmaculada, Clara y Martina Jorge Cortés. La mayor de ellas es Clara, y ha confeccionado medio centenar de cuadrados. Lo cuenta su hermana Inmaculada que calcula que ha tejido un centenar.

Esta obra tendrá acento internacional gracias a la participación de Mariluz Vélez, vecina de Villoruela y peruana de nacimiento.

Quedan a las nueve y en unos pocos minutos llegan a la plaza decenas de cuadrados, algunos procedentes de otras casas e incluso de otros lugares. Todos quieren aportar su granito de arena para hacer posible este trabajo comunitario. En el grupo se comparten momentos de conversación, intercambio de conocimientos, penas y alegrías.

Cada uno de los cuadrados debe medir 40 centímetros de cada lado. Se ha seguido un patrón específico, no obstante en cuanto a colores se refiere se ha dejado rienda suelta a la creatividad. Uno de los logros es que no hay dos iguales. Jorge Holguera

Juani Cortés, en representación de la asociación Villoruela se Mueve, contaba hace unos días que necesitarán 500 cuadrados y que ya tenían más de 250. El objetivo es tenerlos mañana listos para dar el siguiente paso. La sorpresa será el resultado final que se conocerá en la fiesta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios