10 diciembre 2019
  • Hola

Una alarma lleva sonando dos semanas sin descanso en este pueblo de Salamanca

Es un dispositivo contra incendios situado en el interior de un edificio | No saben cómo desactivarlo

16 sep 2019 / 19:46 H.

Cuentan los vecinos del barrio de San Juan de Béjar que desde el 3 de septiembre una alarma suena sin descanso en la calle Mansilla. El pitido procede del interior del centro juvenil y, al parecer, comenzó a raíz de un corte en la red eléctrica para la realización de mejoras.

Desde ese día, el pitido molesta a vecinos y viandantes sin que nadie haya tomado cartas en el asunto, pero ha servido para que el PP de Béjar remitiera ayer un comunicado para criticar la ‘desidia’ del PSOE en el centro juvenil, que lleva dos meses cerrado después del despido de su trabajador. El PP denuncia que el equipo de Gobierno “está demostrando una dejación de sus funciones” y afirma: “no nos sorprende puesto que a principios de verano ya tomó la decisión del cierre del centro juvenil y el consiguiente despido de un trabajador, sin importarle los jóvenes de Béjar ni el empleo que generaba esas instalaciones”.

Los vecinos han avisado ya a la Policía Local que, de momento, desconoce la manera de silenciar el pitido. No se trata de la alarma de seguridad del edificio sino que el ruido procede de la alarma contra incendios activada en el interior del edificio. Pese a ello, es perfectamente audible de día y, con mayor intensidad, por la noche.

La alcaldesa de Béjar, Elena Martín Vázquez, fue ayer consultada por este periódico para saber las medidas que adoptará el Consistorio en aras de que los vecinos recuperen la tranquilidad. En declaraciones a LA GACETA, afirmó que el pitido procede de “un sensor de humo o fuego que debe de haberse “descolocado” porque no hay fuego” y añadió que el concejal José María Muñoz y la Policía Local estuvieron en el inmueble el pasado viernes pero “no detectaron ningún movimiento que afectase a la alarma”. Así las cosas, los bomberos se acercaron hasta el inmueble para silenciar el pitido pero no pudieron por carecer de llaves para acceder al edificio municipal.