24 enero 2021
  • Hola

Un calvario diocesano que dura ya más de dos años

Denuncian el silencio de la Conferencia Episcopal

El calvario por el que nuevamente está pasando la Diócesis de Ciudad Rodrigo se extiende ya más de dos años, desde que a mediados de 2018 el prelado Raúl Berzosa solicitara un “retiro temporal” a la Santa Sede, descanso que culminó con su renuncia a la Cátedra Civitatense y el nombramiento de un nuevo administrador apostólico, Jesús García Burillo, en enero de 2019.

Hace ahora dos años, concretamente en los días previos a la celebración del Santo Patrón de Ciudad Rodrigo, San Sebastián, se conocía la noticia de la aceptación de la renuncia de Raúl Berzosa, que pasó a ser entonces obispo emérito de Ciudad Rodrigo, al mismo tiempo que la designación como administrador apostólico en sede plena del que fuera obispo de Ávila, García Burillo.

Dos noticias, que al ser comunicadas de manera conjunta por Roma, fueron acogidas con “esperanza” a pesar de llevar la Diócesis entonces ya siete meses en situación extraordinaria con un primer administrador apostólico, Francisco Gil.

Durante estos dos años no ha habido ningún pronunciamiento oficial aunque sí muchos rumor sobre una posible anexión de la Diócesis a la de Salamanca.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png