Borrar

TEL

Béjar

Domingo, 2 de junio 2024, 19:28

Modo oscuro

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

La larga lista para vestir como Hombres de Musgo, hasta el año 2033, garantiza la continuidad de una celebración que llama mucho la atención entre el público.

Vestidos por Raúl Romero, Francisco Villarroel, Julián García, Remi García y José Javier Nieto, hoy han cumplido su sueño los seis voluntarios de esta edición. Con todas las expectativas, han iniciado el recorrido José Ramón Nieto, Omar Tiedra, Jesús García y su hijo Álvaro, Jesús María Díaz y Julián García en una jornada con temperaturas más bajas, pero con mucho calor en las horas centrales del día.

Después de participar esa tradición durante más de cinco horas cubierto por el musgo, Omar Tiedra ha asegurado hoy que “la experiencia ha sido mejor de lo que me esperaba” y ha recordado que participaba con su amigo José Ramón Nieto, por lo que “es un sueño cumplido”. Para él, lo peor de la experiencia han sido las paradas y la parte final de la procesión en la Plaza y lo mejor, que “como bejarano, he cumplido una ilusión”. Además, ha recomendado a los bejaranos que participen en esa tradición. Por su parte, José Ramón Nieto ha reconocido que esperaba estar más cansado, pero no ha sido así. Para él, lo mejor ha sido la cantidad de gente que ha visto en las calles porque “se querían hacer fotos con nosotros” y como parte negativa, ha destacado la espera después de tantas horas vestido aunque también repetiría la experiencia.

Con respecto a Julián García, su participación como Hombre de Musgo ha supuesto cerrar una etapa tras jubilarse y cumplir su sueño de salir en la procesión en su vez número 45 vestido con musgo. De hecho, ha asegurado que “todo lo que he vivido fuera de Béjar no tiene nada que ver con esta experiencia, que recomiendo” y ha añadido que “seguiré colaborando con el Ayuntamiento si tengo salud y la Corporación que esté, quiere”.

Por su parte, Jesús García se ha mostrado muy emocionado al final de la procesión por haber cumplido, también, su sueño de vestirse con el musgo y su hijo Álvaro ha asegurado que “la experiencia ha sido mejor de lo que me habían contado”. Repetiría, pero no lo hará para dejar paso a otras personas porque “con una vez en la vida, está bien”.

Y así, con la satisfacción de haber aportado su granito de arena en la tradición, los seis voluntarios darán paso a los inscritos para 2025 en una fiesta que destaca por la amplia colaboración ciudadana gracias, también, a las cofradías y hermandades que tanto ayudan en el Corpus.

Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios
Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios

Una tradición en Béjar que coge fuerza gracias a los voluntarios