09 agosto 2020
  • Hola

Una higuera pone en peligro la estructura de la iglesia de Salmoral

El árbol ha aparecido entre los sillares del templo, junto a la cubierta | Expertos piden su inmediata retirada para evitar un deterioro irreparable

23 jun 2020 / 16:28 H.

El curioso y sorprendente nacimiento de una higuera entre los sillares de la iglesia parroquial de Salmoral y a escasos centímetros de la cubierta, justo en la fachada principal, es algo de lo que no se deja de hablar estos días en esta localidad de la comarca de Peñaranda.

A pesar de la altura, el desarrollo que va cogiendo el árbol es más que visible a pie de calle y es otra preocupación que se suma a la proliferación de cigüeñas blancas que con el peso de sus numerosos nidos tampoco ayudan a preservar el edificio en buenas condiciones.

Estos días la arquitecta Marta García Maudes, máster en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico, ha alertado del grave peligro que entraña el crecimiento de la higuera en uno de los contrafuertes del templo.

“Este tipo de vegetación es muy lesivo para el monumento. Al crecer entre los sillares de granito, la planta va eliminando el mortero entre ellos y creando unas presiones inesperadas entre las piedras. A medida que va creciendo, también lo hacen sus raíces, serpenteando entre el muro de piedra y haciendo más graves las lesiones. Esto puede llegar tanto a partir las piedras de granito como a desprender los sillares enteros”, afirma la mencionada experta.

Marta García aconseja, por tanto, eliminar el árbol y después cortar la entrada al agente que produce la citada lesión. “Esto se traduce a eliminar la higuera por completo por medios mecánicos y químicos procurando que no queden restos de la raíz. También debería eliminarse cualquier musgo, liquen o pequeñas plantas que puedan haber acompañado a la higuera. Posteriormente habría que rejuntar los sillares con un mortero adecuado y que no aporte sales y sería recomendable aplicar algún tratamiento contra el biodeterioro para evitar que vuelva a pasar”, añade.

Los salmoraleños esperan ahora que se actúe con rapidez antes que el deterioro en su iglesia sea irreparable.

La iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de Salmoral, está declarada como Bien de Interés Cultural (BIC) con categoría de Monumento con protección integral desde el año 1993.

“Con esta declaración se protege el sistema constructivo, la portada, la composición de fachadas, cubiertas y los materiales, así como el espacio libre frente al acceso. Aunque la propiedad sea de la Iglesia, y en ésta recaiga el deber de conservación, cualquier actuación deberá ser autorizada por la comisión territorial de Patrimonio. La recomendación técnica es llevar a cabo el proceso de subsanamiento de la lesión lo antes posible y evitar males mayores”, explica la arquitecta Marta García.

Se trata, en este caso, de un templo monumental construido a lo largo del siglo XVI, de los mayores levantados en los pueblos salmantinos. Está levantado en sillería granítica, muy abundante en la zona y se completa, además, con una elevada torre. Destacan también en el exterior los cuatro contrafuertes de la nave, que llegan hasta el tejado y los de la capilla mayor, que rematan en estrechos escalones, tal y como cita José Ramón Nieto en el Portal de Patrimonio Cultural de la Junta.

Precisamente toda la riqueza histórica y patrimonial del citado templo parroquial hacen más preocupante cualquier elemento que pueda amenazarle, como en este caso la higuera.

Bien de Interés Cultural desde 1993

PALABRAS CLAVE