07 julio 2020
  • Hola

Tamames levanta una carpa para hacer más controles y pasar a la fase 2

La situación en las residencia lastra la situación en las zonas de Alba de Tormes y Pedrosillo

27 may 2020 / 22:45 H.

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, a través de la gerencia del Hospital de Salamanca, ha intensificado la seguridad y los controles de detección de casos de COVID-19 en la Zona Básica de Salud de Tamames con el objetivo de mantener un mayor control para su posible pase a la Fase 2.

Con este objetivo, y con la colaboración del Regimiento de Ingenieros de Salamanca, se han levantado anexas al edificio del Centro de Salud de Tamames, aunque sin comunicación directa con el centro, dos carpas militares de aislamiento en las que se llevan a cabo dos importantes labores para intentar paliar la crisis sanitaria: En una de ellas, la realización de test y PCR de detección del coronavirus, y en la segunda, la creación de una zona “sucia” de aislamiento para el tratamiento de casos sospechosos de COVID-19.

“Las dos carpas posibilitan aislar el edificio de cualquier posible contacto con una persona contagiada por coronavirus, al contar con sistemas propios de electricidad y ventilación, evitando que estos pacientes tengan que entrar en el centro”, señalaron ayer los profesionales del Centro de Salud de Tamames.

En tan solo dos horas los integrantes del batallón de Castrametración del Regimiento de Ingenieros montan las dos carpas dedicadas a la detección del coronavirus, “además de que cada dos semanas está prevista una desinfección completa de toda la instalación”, afirman los profesionales médicos.

A la primera de las carpas los pacientes llegan en sus vehículos “y sin bajarse del coche, para evitar posibles contagios, se les realizan los PCR y test, pruebas que son marcadas desde el Hospital de Salamanca porque no es el centro médico el que decide a quién hay que hacerle estas pruebas”, señalan los facultativos.

En el caso de que al Centro de Salud de Tamames llegara algún paciente con síntomas compatibles con el COVID-19, “se procedería a su aislamiento en la segunda de las carpas, que cuenta con el instrumental necesario para ofrecerle los cuidados necesarios”, aseguran los médicos.

Con esta medida, el Centro de Salud de Tamames ha mejorado la seguridad en el tratamiento y detección de la enfermedad y, al mismo tiempo, “se ha creado una zona ‘sucia’ en el exterior del edificio, liberando la consulta de psicología que era donde hasta ahora se estaba realizando esta labor”, dicen los profesionales.

La Zona Básica de Tamames acumula 43 enfermos desde que comenzó el Estado de Alarma, con 22 positivos por PCR de las 67 pruebas realizadas.

EL TALÓN DE AQUILES: LAS RESIDENCIAS

Las Zonas Básicas de Salud de Alba de Tormes y Pedrosillo el Ralo continúan sin entrar en la “zona verde”, para asegurar su paso a la Fase 2. En ambos territorios coinciden en que su Talón de Aquiles son las residencias de mayores donde conseguir un 0 total en los positivos está siendo una tarea difícil.

“En algunos casos ya hemos realizado test en residencias de mayores que han salido en su totalidad negativos, pero en otros hay gente que después de dos meses y medio de haber tenido los síntomas sigue dando positivo aunque estén asintomáticos”, argumentó la alcaldesa de Alba de Tormes, Concepción Miguélez. En el caso de la villa ducal y su comarca continúan haciéndose PCR dos veces por semana, lunes y jueves, algo para lo que se ha habilitado el edificio del antiguo aparcamiento de Cruz Roja en la trasera del pabellón de deportes, un local que ha cedido y acondicionado el Consistorio albense.

Este espacio permite que se lleven a cabo las analíticas de manera más ágil y sin que las personas que acuden a realizársela tengan que bajarse del coche en el 90% de los casos. Además la circulación de la calle se ha acondicionado para que los coches ni siquiera se crucen con otros vehículos y el Consistorio lleva a cabo las tareas de desinfección.

“Somos pocos si nos comparamos con otras Zonas Básicas de Salud de Salamanca, como por ejemplo la capital, y al hacer los porcentajes con esta población nuestra tan pequeña enseguida sube la cifra”, argumentaron desde la Zona Básica de Salud de Pedrosillo el Ralo que cuenta con apenas 2.600 usuarios.

En estos municipios se están haciendo las pruebas tanto al personal sanitario como de residencias de mayores. Cabe reseñar que entre las localidades que se atienden desde Pedrosillo el Ralo también hay 3 pueblos zamoranos con unos quinientos residentes. “En los pueblos de Zamora la media de afectados ha sido similar a la de los municipios salmantinos”, señalaron desde el municipio.

PALABRAS CLAVE