25 julio 2021
  • Hola

“Se ha quemado toda mi ilusión”, el duro testimonio de uno de los afectados por el incendio de Serradilla del Arroyo

Moisés García Fraile, presidente de la comunidad de propietarios del monte arrasado, confirma que son 194 familias las afectadas

12 jun 2021 / 18:16 H.

“Aquí no solo han ardido pinos, aquí se ha quemado mi ilusión, la misma con la que accedí al cargo hace ya doce años, la de hacer las cosas bien y que los beneficios del cuidado del monte revertieran en cada una de las familias propietarias”, asegura Moisés García Fraile, presidente de la mancomunidad de propietarios término de Serradilla del Arroyo.

Sin poder evitar que el brillo de la emoción inundara sus ojos, García Fraile se queda pensativo mirando al monte quemado, “el mismo monte, ese mismo de ahí que recorrí con mi padre desde que a los 13 años, cuando lo destinaron como médico a Serradilla del Arroyo, me uní a este pueblo, donde me casé y de donde son mis hijos”.

Acostumbrado a recorrer “prácticamente a diario”, el monte ahora calcinado, Moisés García se muestra abatido: “Si me ofrecí a asumir la responsabilidad de presidir la mancomunidad fue porque quería hacer las cosas bien, representar a todas estas familias y conseguir que hacia el final de cada año, cada una de ellas, en función de la parte que tienen de la propiedad recibieran la pequeña paga que a muchos les viene muy bien, haciendo las cosas para beneficio de todos, algo que la gente valora”.

Una paga que año tras año supone entre 300 y 1.500 euros, dependiendo de la “parte” que cada familia tiene en propiedad del monte de Serradilla del Arroyo: “A mí siempre me gustaba cuando hacía la transferencia allá por diciembre poner en el concepto ‘para los Reyes Magos de los nietos’, aunque ahora ya no se puede con esto de las transferencias por el móvil y el ordenador”, asegura García Fraile.

Esta “ilusión” que se sustenta en una comunidad de propietarios que viene de hace más de 100 años, cuando a finales del siglo XIX las familias de Serradilla del Arroyo se unieron para comprar el monte, “aportando cada una lo que en su momento bien pudo y que ahora las llamas han amenazado”. Una amenaza que “pudo ser todavía peor de lo que ha sido”, afirma Moisés García, “si no hubiera sido por la rápida y arriesgada actuación de dos personas, Juan Luis Domínguez y Ladislao García, arrendatarios del coto de caza, que con la ayuda de una carroceta y dos mangueras consiguieron cortar el avance de las llamas junto al arroyo de la Sierra del Guindo y lo hicieron porque conocen este monte palmo a palmo, de no ser por ellos, el fuego hubiera cogido mucha más fuerza”.

Un agradecimiento nominativo a dos vecinos de Serradilla del Arroyo, pero “sin olvidar a todos aquellos que han estado luchando con las llamas, desde las cuadrillas de tierra hasta los medios aéreos, porque la cosa pintaba muy mal”, señala Moisés García Fraile.

Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png