21 agosto 2019
  • Hola

Salmantinas, mujeres, emprendedoras... y candidatas

Cada vez son más las listas electorales lideradas por féminas. Hasta hace una década era muy difícil verlas en el número uno y ahora muchas de ellas son ejemplos de valentía y superación

22 may 2019 / 08:23 H.

La presencia de la mujer en los puestos más altos de las listas electorales es ya una realidad en el medio rural. Lo que hasta hace una década era prácticamente una excepción se ha convertido al fin en algo normal, y eso se debe al cambio social que se está produciendo tanto en los partidos políticos como en la mentalidad de las personas de los pueblos salmantinos, tal y como indican las propias mujeres que han visto en la política una manera de ayudar a sus convecinos.

Cristina Cenizo (Topas)

La última mujer que ha dado el paso ha sido Cristina Cenizo. Periodista de profesión, esta valiente trasladó su residencia de Salamanca a Topas por amor y ahora es un referente en el pueblo y se presenta como cabeza de cartel bajo el paraguas del Partido Popular: “Siempre me ha gustado hacer cosas por mi pueblo, pero desde hace 16 años que trasladé mi residencia intensifiqué la actividad para presidir la asociación de mujeres”. Su labor al frente de la agrupación ha cambiado desde su llegada: “Hasta entonces sorteaban cada dos años el puesto de presidenta, pero desde que empecé yo nunca más se ha vuelto a sortear”.

Cristina Cenizo cree que ha llegado su momento: “Me llamó el PP en dos ocasiones y tuve que decir que no porque acababa de dar a luz a mis dos hijos y parece que a la tercera ha ido la vencida”. Para ella, la presencia de la mujer en la vida pública en el mundo rural debe ser imprescindible: “El futuro pasa por las mujeres y debemos luchar por él”, señala.

Maiter Benito (Escurial)

Lleva como alcaldesa dos años y este tiempo le ha servido para darse cuenta de que aún queda mucho por hacer por la igualdad: “No son muchos, pero aún hay personas mayores que murmuran y susurran porque no entienden que una mujer pueda ser alcaldesa”, dijo. Maiter Benito ha tenido una vida repleta de obstáculos que ha superado a base de esfuerzo y tesón y con esa misma idea asume de nuevo su candidatura al frente del PP. Ella, sin ayuda de nadie, gestiona una explotación ganadera de vacuno desde hace 15 años en un pueblo de apenas 200 vecinos: “Al principio veía como algunos intentaban reírse de mí por el hecho de ser mujer en un mundo de hombres, pero ahora ya está todo eso superado”, manifiesta. La primer edil de Escurial confía en que las instituciones luchen de manera activa contra la despoblación y considera que en el mundo rural sigue habiendo oportunidades de empleo: “Yo me tuve que ir a Londres y al regresar decidí quedarme con la explotación que iban a cerrar mis padres”, señala.

Gemma Marcos (Tamames)

Tamames solo tiene una mujer en su Corporación municipal, ejerce como teniente de alcalde y encabeza la lista de Ciudadanos para las próximas elecciones, algo que compagina con su vida personal en la que ejerce como madre y con su profesión como asesora agrícola y forestal en el Campo Charro: “Es difícil compaginar todas las cosas a la vez, pero soy muy organizada desde bastante joven y eso me ayuda”. La edil le ha encontrado el “gustillo” a la política provincial y forma parte de la candidatura de la formación naranja a las Cortes de Castilla y León. Además, por si todo su trabajo fuera poco, sigue estudiando Ingeniería de Montes: “Cada año me voy quitando cuatro o cinco asignaturas, pero me gusta seguir estudiando. Espero que la política no me reste mucho tiempo”.

Inés Martín (Villagonzalo)

Una de las alcaldesas más jóvenes de la provincia tiene tras ella un ejemplo de mujer emprendedora en el mundo rural. Inés Martín fundó una cooperativa de recogida de aceite y ropa y esa faceta, junto a la política, le sirven para ayudar a las familias en el mundo rural: “Tengo la satisfacción de contribuir a crear empleo sostenible para personas con dificultades de integración laboral”, explica. La regidora reconoce las dificultades a las a las que tiene que enfrentarse en su día a día “conciliar hoy familia, trabajo y dedicación al Ayuntamiento es complicado. Los horarios, las vacaciones, las reuniones, los viajes... todo es complicado”. Inés Martín cree que es hora de que las mujeres pasen a la primera línea de la política municipal: “Las mujeres tenemos también mucho que aportar en todas las dimensiones de la vida, y la política es una de ellas. Conseguir que las mujeres tengamos visibilidad supone implicarnos y participar en la vida activa de nuestros pueblo y empresas”.