09 agosto 2020
  • Hola

Peñaranda incluye el control de temperatura en sus piscinas

El recinto municipal abrirá sus puertas el próximo miércoles | Espacios de sombra y los propios vasos de baño estarán delimitados para facilitar el recuento en cada jornada

27 jun 2020 / 18:04 H.

Peñaranda es uno de los grandes municipios que ha optado finalmente por abrir al público sus piscinas de verano a partir del próximo miércoles, día 1 de julio, y lo hará con un amplio protocolo de seguridad frente al COVID-19, tal y como explicaron ayer los responsables municipales y de la empresa gestora.

Algunas de las novedades más importantes serán la delimitación de los espacios de sombra y de los propios vasos de baño para facilitar de este modo el recuento de usuarios a lo largo de cada jornada. Antes de acceder a las instalaciones, en la recepción, se tomará la temperatura a cada persona y no se dejará entrar a los que presenten síntomas de fiebre. Cada bañista verá también el número de personas que hay en ese momento dentro y se le facilitarán las normas. Por otra parte, a través de una línea de atención telefónica y de WhatsApp y por redes sociales se podrá obtener información actualizada sobre el mencionado aforo de las piscinas.

“Se ha trabajado a conciencia desde la concejalía de Deportes y desde la empresa para abrir con todas medidas de seguridad que nos piden e incluso más. No solamente cumplimos con la normativa sino que hacemos algún añadido más para garantizar la salud de todas las personas que vengan a este recinto”, afirmó la alcaldesa de la localidad, Carmen Ávila.

El acceso y el tránsito en el interior se hará por sitios diferenciados y pasillos que se van a delimitar a tal efecto quedando el aforo a un 62 por ciento, en lugar del 75 autorizado en estos momentos de la nueva normalidad. “Queremos ofrecer un recinto seguro y es una necesidad, también, al no haber fiestas. No abriríamos sino tuviéramos la absoluta seguridad”, explicó la edil, Pilar García. “Apelo a la gente que venga a que respete la normativa porque es algo esencial para que todo el trabajo que hemos hecho funcione”, añadió Roberto Pérez. El aforo al 75% estaba en 785 personas y se quedará en 650 con posibilidad de irlo aumentando y flexibilizar medidas en función de la evolución de la epidemia en las próximas semanas.

Tres veces al día se limpiarán y desinfectarán aseos y vestuarios ya que las duchas no se podrán utilizar y además, seis veces todas las zonas de acceso, escaleras y valla perimetral. Esta temporada no habrá servicio de bibliopiscina pero sí funcionará la cafetería con su zona de terraza con mesas y sillas, señalizando espacios de espera.