23 septiembre 2020
  • Hola

Peligra poder bañarse este verano en las piscinas naturales de la provincia

Los ayuntamientos creen que no podrán abrirse porque la supervivencia del virus en estas aguas es mayor que en las cloradas y el mar

Valero /
13 may 2020 / 22:53 H.

El baño durante el próximo verano en piscinas naturales, pozas y gargantas de la provincia está en el aire por la situación sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus y porque se trata de las zonas de baño con unos riesgos de contagio más elevados que los lugares con cloro o con agua salada. Ante esta situación, los ayuntamientos con estas instalaciones son bastante pesimistas.

Así lo corrobora un estudio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) hecho público en este mes de mayo bajo el epígrafe “Transmisión de SARS-CoV-2 (causante de Covid-19) en playas y piscinas”. El estudio, en el que han participado seis investigadores del CSIC, establece que la supervivencia del virus en agua de ríos, lagos, pozas aguas remansadas de agua dulce y no tratada “puede ser superior a la que se produce en piscinas y en el agua salada, y por tanto deben extremarse las medidas de precaución para evitar aglomeraciones, siendo éstos los medios acuáticos más desaconsejables en relación con otras alternativas, especialmente las pequeñas pozas donde la disolución es menos efectiva”. Al hilo de lo que opina el alcalde de Valero, Demetrio Canete, sobre la imposibilidad de desinfectar el agua de los ríos, el informes señala que “no es recomendable la desinfección de los suelos de espacios naturales con los procedimientos habituales para espacios públicos urbanos. Cualquier forma de desinfección debe ser respetuosa con el medio ambiente”.

Además del riesgo de la supervivencia del virus en el agua. el informe apunta a la aglomeración de personas como otro riesgo. Y es que, si el baño se puede realizar con normalidad, puede correrse el riesgo de una elevada concentración de gente en poco espacio, con lo que se incumpliría el requerimiento de mantener la distancia social.

El informe científico no es vinculante, pero ofrece unas pautas orientativas de por dónde pueden ir las propuestas para el uso de estas zonas en los meses de verano. Por eso, los alcaldes de la provincia con espacios de baño de este tipo han comenzado a movilizarse y pedir información. Cuatro de ellos, los regidores de Valero, San Martín del Castañar, Puente del Congosto y Villanueva del Conde han hablado entre ellos para valorar qué medidas tomar. Entre ellas se encuentra la de realizar una consulta al Ministerio de Sanidad “para ver qué pautas nos marcan”. Aseguran los alcaldes, Demetrio Canete o Javier García, de Valero y Villanueva del Conde, respectivamente, que su intención es saber qué medidas adoptar de cara al próximo verano pese a que se levante el desconfinamiento. Y es que, señalan, el problema “no sólo son las piscinas naturales y las pozas, si no también los chiringuitos, las barbacoas o las zonas para tomar el sol. Cada una de estas zonas tiene sus condicionantes y quizás necesitamos que nos especifiquen más”. Hay piscinas junto al casco urbano, otras están alejadas pero en el término del municipio y las hay que tienen servicios municipales o lugares donde la gente se baña sin ninguna presencia de las administraciones.

Las conversaciones informales de estos alcaldes ha llevado a pensar la posibilidad de impulsar una unión mayor de todos los municipios de la provincia con este tipo de instalaciones. Una especie de asociación que pueda representar a todos y defender, en un futuro, ciertos intereses comunes a las localidades con piscinas naturales, pozas y similares.

PALABRAS CLAVE