11 agosto 2022
  • Hola

Nieves García: “De niña ya soñaba despierta con ser alcaldesa de mi pueblo”

Nieves García Mateos es alcaldesa de Sorihuela desde hace 23 años. Entró en las listas desde el inicio de la Democracia

18 mar 2022 / 11:45 H.
Ver Comentarios

PALABRAS CLAVE

De niña ya soñaba despierta con ser alcaldesa de mi pueblo”, relata Nieves García Mateos, una veterana en estas lides ya que lleva 23 años al frente del Consistorio de Sorihuela con amplias mayorías. Una mujer que ha vivido para su pueblo ya que, como ella misma recuerda, entró en las primeras listas desde el inicio de la Democracia, aunque fuera como apoyo.

“Hubo una anécdota que me marcó desde pequeña y no tendría más de cuatro años”, rememora. Y es que acudió con sus padres a un pueblo o una alquería, eso ya no lo recuerda fijo, donde la iglesia era un almacén. “Eso me marcó, la idea de que mi pueblo no cayera, de que siguiera adelante” y añade recuerdos de su infancia cuando en el bar de su familia se hablaba de las cosas del pueblo: cuando se metió el agua en las casas o cuando se llegó ha hablar de la concentración escolar en Guijuelo a finales de los sesenta o principios de los setenta. Recuerdos que le marcaron y que hoy, junto con su fe, el apoyo de su familia y de sus vecinos, que le siguen votando, mantiene intacto.

Emocionada por la situación de Ucrania habla sobre las mujeres en los ayuntamientos: “nosotras, las mujeres que vivimos en los pueblos, no tenemos problemas, al menos yo no lo he tenido por ser mujer, no me he sentido discriminada nunca. Nosotras tenemos que luchar por nuestros pueblos y lo que sí veo es que hay unos pueblos más machistas que otros y yo tengo que reconocer y darle gracias a la gente de mi pueblo que siendo tan pequeño, siempre me han apoyado. Yo los quiero tanto a ellos que creo que me lo devuelven y eso es de agradecer”. Su ayuntamiento cuenta ahora con dos concejalas más, Nati y Marisol, tiene también secretaria y alguacila. Llegó a contar también con médica mujer y jueza de paz. Bromeando, explica que en aquel momento los únicos hombres de las “fuerzas vivas” del pueblo eran el enfermero y el cura.

Recupera variable LOGO:
https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/d02eb2dc-2fcb-4c80-a2f6-a5cfab1e30e3.svg

https://www.lagacetadesalamanca.es/base-portlet/webrsrc/ctxvar/a835bb89-65e8-449c-9619-d30e7c8e74ec.png