Borrar
La parroquia de la Asunción en la plaza Rafael Farina.
Martinamor, un lugar idílico para habitar

Martinamor, un lugar idílico para habitar

El municipio, lugar donde nació el artista Rafael Farina, cuenta con servicios básicos de calidad y espacios medioambientales emblemáticos para poder disfrutar de todo su entorno

Sábado, 16 de julio 2022, 22:06

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Disfrutar de la naturaleza y la tranquilidad de la vida en un municipio que ronda el centenar de habitantes es posible a un paso de la capital salmantina en el municipio de Martinamor. Además de estar próximo a Alba de Tormes o la Sierra de Béjar, de la cual dista a solo veinticinco minutos de autovía.

El Consistorio, poco a poco, como señala su regidor, Juan Antonio Martín, trabaja para “poner al día” todos los servicios públicos que vecinos y visitantes requieran. Calidad de vida, espacios abiertos, zonas de ocio renovadas, agua de calidad, nuevas infraestructuras o impuestos al mínimo, son parte de las ventajas que ofrece el municipio.

Para aquellos que vayan a decantarse por visitar la localidad, cualquier fecha del año es ideal para hacer escapadas por la naturaleza y contemplar los campos del entorno de Martinamor, todo eso y mucho más es lo que ofrece a escasa distancia de la capital. De hecho, los paisajes son uno de los grandes atractivos de la localidad en estas fechas, en las que los paseos por el monte ofrecen vistas espectaculares de gran parte de la comarca albense.

Por otra parte, la cantidad de senderos con los que cuenta permiten disfrutar de la naturaleza y del turismo rural. Respecto a este punto, el Consistorio tiene en mente poder arreglar una ermita que está situada en el monte de la localidad, en concreto, en la cuesta denomina San Pelayo. Con el objetivo de impulsar un proyecto turístico para construir un mirador en ese mismo lugar y así poder observar con más seguridad los paisajes.

En cuanto a sus símbolos más destacados, es imprescindible conocer su iglesia de la Asunción, situada en la plaza dedicada a Rafael Farina por haber nacido allí. Aunque no fue hasta el año 1958 cuando se supo que el cantaor había nacido en la localidad, ya que, fue el propio artista quien decidió poner en regla su documentación treinta y cinco años después de su nacimiento.

“Martínamor es mi pueblo, de veras que no te olvido, te llevo en el corazón, y siempre sueño contigo”, se refería el artista Rafael Farina en una de sus canciones escrita para su pueblo natal.

Su fundación se remonta a la repoblación efectuada por los reyes de León en la Edad Media. Y desde el siglo XIII cuenta con las pedanías de Revilla y Matamala.

Contenido patrocinado por el Ayuntamiento de Martinamor

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios