Borrar
Primeros preparativos para el homenaje del día 1 de julio EÑE
Martinamor recuerda a Rafael Farina: «Era humilde y amable»

Martinamor recuerda a Rafael Farina: «Era humilde y amable»

En el pueblo solo queda una plaza con el nombre de Rafael Farina | El pajar donde nació el artista salmantino se ha convertido en una cochera

EÑE

Martinamor

Domingo, 25 de junio 2023, 18:28

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Son pocos los recuerdos materiales que quedan del artista Rafael Farina entre las calles de la pequeña localidad de Martinamor, pero los vecinos más veteranos lo tienen en su memoria cada día a pesar de las escasas veces que visitó su pueblo natal. Y, es que, solo queda la plaza que lleva su nombre junto a la iglesia de la localidad.

«De su arte destaco sobre todo su gran voz y, como persona, su humildad, amabilidad y buena disposición», comenta a sus 84 años de edad María Dolores Elena, más conocida como 'Loli' entre los habitantes de Martinamor. María Dolores Elena lleva viviendo en Martinamor toda la vida y asegura: «Fui la primera persona que recibió a Rafael Farina cuando vino a conocer sus orígenes y a buscar la fe de nacimiento».

Según recuerda la vecina «fueron pocas veces las que Rafael Farina acudió a nuestro municipio, no llegó a la decena, pero siempre que venía lo recibíamos con gran entusiasmo». El escritor y crítico taurino Pedro María Azofra cuenta en su libro, «Mi Salamanca», que el ilustre cantante de Salamanaca, Rafael Antonio Salazar, nació en un pequeño pajar de la localidad, que era conocido como «el pajar de los pobres».

Asunción Vicente, Secundino Pérez, Isabel Santirso, Norma Rodríguez, María Dolores Elena y David Huete en la plaza Rafael Farina, situada junto a la parroquia de la localidad de Martinamor.
Asunción Vicente, Secundino Pérez, Isabel Santirso, Norma Rodríguez, María Dolores Elena y David Huete en la plaza Rafael Farina, situada junto a la parroquia de la localidad de Martinamor. EÑE

Se trataba de un cobertizo sin uso en el que paraban los gitanos nómadas, que en época estival viajaban de feria en feria ofreciendo su trabajo. «Con el paso de los años, el pajar se ha convertido en una cochera, son muchas todavía las personas que vienen hasta el pueblo y preguntan para ver la casa donde nació Farina pero ya no existe», matiza María Dolores.

«Ha sido un orgullo que el nombre de Martinamor haya sonado en todo el país», afirma a su vez David Huete, marido de María Dolores, que nació en Galleguillos, pedanía de la localidad de Gajates, pero vive en Martinamor desde hace más de 65 años. «Es una pena no tener más recuerdos del artista o un museo porque nos vendría muy bien para que el pueblo tuviera más oportunidades turísticas», piensa.

En la actualidad, Martinamor cuenta con cerca de ochenta vecinos censados y en recuerdo a Farina solo tienen una plaza con su nombre. «El día que vinieron a inaugurar la plaza de Farina, recuerdo que hubo fiesta en el pueblo, e incluso, organizaron toros», cuenta María Dolores.

«Es una de las voces más bonita que ha dado la música española», dice Secundino Pérez,que lleva 32 años veraneando en la localidad, donde sus vecinos aseguran que el próximo 1 de julio acudirán con gusto a los actos preparados para homenajear el primer centenario del nacimiento de su paisano más ilustre.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios