25 enero 2020
  • Hola

Los vecinos de Carbajosa comienzan a recuperar el agua, 24 horas después del reventón

Las viviendas cercanas a la carretera de Alba y Carpihuelo fueron las primeras en volver a tener suministro a última hora de la tarde

14 ene 2020 / 22:19 H.

Casi veinticuatro horas después de tener lugar un gran reventón en una de las tuberías generales en el acceso principal de Carbajosa de la Sagrada, más de 5.000 vecinos seguían sin agua en sus casas en la tarde de este martes.

Aunque los operarios municipales y una empresa especializada han estado trabajando de forma ininterrumpida para restablecer el servicio del agua cuanto antes, la “complejidad” de la avería ha impedido retomar el suministro, afirman fuentes municipales. Además, la situación se complicó al unirse la rotura de dos focos diferentes de la red de agua.

Así, hasta la instalación de la nueva llave no se pudo iniciar la apertura del suministro a la población, que comenzó de forma progresiva para evitar nuevos incidentes, con cautela para evitar el peligro de nuevas roturas al retomar la presión y haber estado las tuberías vacías tantas horas, aseguraban ayer los operarios sin dejar de trabajar junto al socavón abierto en el cruce de entrada al casco urbano.

La “complejidad” de la avería dejó sin suministro a más de 5.000 vecinos durante toda la jornada de este martes

De hecho, al cierre de la edición de este periódico el servicio todavía no se había restablecido en la mayor parte del municipio, aunque los servicios municipales seguían trabajando a contrarreloj para poder dar agua los vecinos cuanto antes.

En concreto, han estado más de un día sin agua todos los vecinos del casco urbano, La Ladera y Carpihuelo, en total más de 5.000 afectados, tanto viviendas como negocios, que han sufrido las consecuencias del reventón que ha impedido el desarrollo de su actividad y ha obligado al cierre al no poder restablecerse el servicio a lo largo de la jornada.

Ante la incertidumbre de cuándo volverían a tener agua en sus casas, los vecinos acudieron a los supermercados cercanos para abastecerse y para consumo propio, además de desplazarse durante toda la jornada a la fuente de la carretera que une el casco urbano con la urbanización Navahonda, que a pesar de no ser potable, sirvió a la población para los cuartos de baño.