24 febrero 2020
  • Hola

Los municipios salmantinos afectados por los temporales arreglan los destrozos sin noticias de las ayudas estatales

La Diputación apoya también medidas de recuperación, mientras algunas tramitaciones estatales comenzaron en septiembre

11 feb 2020 / 14:43 H.

Los ayuntamientos de la provincia afectados por los temporales de lluvia y granizo del pasado mes de septiembre y por las avenidas de agua del 20 de diciembre han comenzado a afrontar la mejora de sus infraestructuras propias en espera de ayudas estatales que no han llegado aún.

Muchos de estos pueblos lo hacen con ayuda de la Diputación provincial, que se ha hecho cargo de actuaciones como la del puente de la carretera de El Tornadizo a Monleón, que sufrió los efectos del temporal de diciembre.

Las tramitaciones se están desarrollando, aunque hay pueblos como Berrocal de Huebra, que sufrió daños en caminos públicos a mediados de septiembre del año pasado, que no ha recibido aún respuesta al respecto pese a que ya han pasado cerca de cinco meses desde la crecida. Se da la circunstancia, además, de que para solicitar las ayudas, los afectados sólo disponen de un mes para pedirlas. Otra cosa es el tiempo que el Ministerio del Interior, responsable último, tarde en resolver los expedientes. Vecinos fue otra de las localidades afectadas por esa riada de septiembre, que afectó al parque que iban a inaugurar y que ya está en servicios.

Algunos alcaldes como Ángel Rosado, de Puente del Congosto, destacan el apoyo prestado por la Diputación desde el primer momento. Lo avala el hecho de que el propio Javier García Hidalgo, diputado de zona, visitara el pueblo el mismo 20 de diciembre que se produjo la riada. También intervino la institución provincial en la carretera de Valero, que sufrió un socavón en septiembre y que tramitó de urgencia las obras para reabrir el acceso desde San Miguel de Valero. “Con la Diputación nos ha ido muy bien. Vinieron el mismo día de la riada y el presidente está pendiente. Todo se ha tramitado con satisfacción”, explica Ángel Rosado, que agradece también el interés de la subdelegada del Gobierno, Encarnación Pérez, en su visita al pueblo. Por el contrario, se siente “muy desamparado” respecto a la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD). Y es que ha enviado un escrito a la presidenta, Cristina Danés, solicitando para la cuenca del Tormes salmantino la limpieza de tramos no urbanos de los ríos. Se trata del Tormes y de muchos de sus afluentes como el Alhándiga, que se desbordó muy cerca de Fresno el pasado 20 de diciembre por la acumulación de maleza en el entorno del puente de la carretera a Santa Teresa.