14 diciembre 2019
  • Hola

Los dos municipios charros que ‘reabren’ sus escuelas

El objetivo es dar una segunda vida a los espacios, que hasta ahora permanecían vacíos

02 dic 2019 / 15:37 H.

Dos localidades de la comarca de Peñaranda como son Palaciosrubios y Nava de Sotrobal darán un nuevo uso a las antiguas escuelas cerradas ya por la falta de alumnado como consecuencia de la despoblación rural. A falta de infancia que siga ocupando las aulas, ambos ayuntamientos quieren aprovechar las instalaciones de cara al resto de la población y evitar que los inmuebles se deterioren al estar cerrados sin ninguna utilidad.

Los dos municipios han iniciado ya ante la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León el proceso de desafectación de sus respectivos colegios, habitual en estos casos, para que los edificios dejen de tener uso escolar y reviertan de nuevo al patrimonio local.

“En nuestro caso nos hemos quedado incluso sin bares en el pueblo y los vecinos nos piden que haya, al menos, un lugar en el que reunirse y pasar el rato, algo que también nos reclaman los que vienen de fuera en vacaciones, Navidad o los fines de semana. La asociación de mujeres nos ha dejado temporalmente la sala que ocupaban en el aula de Cultural para que habilitemos allí un pequeño centro social y la idea es poder contar con un espacio más grande aprovechando el antiguo colegio”, explicó ayer el alcalde de Nava de Sotrobal, Juan Antonio Díaz.

“La despoblación tiene, por desgracia, este tipo de consecuencias y nos quedamos sin colegio y sin bar pero debemos dar respuesta a los que quedan en el pueblo facilitándoles un lugar para la convivencia”, añadió.

El centro escolar de Nava de Sotrobal pertenecía al Colegio Rural Agrupado (CRA) Cañada Real del que también forman parte Cantaracillo, Bóveda del Río Almar, Paradinas de San Juan y Rágama.

El caso de Palaciosrubios es prácticamente idéntico al de Nava de Sotrobal después de que el colegio cerrara en el curso 2014-2015. El Colegio Público Rural Agrupado Campopetre, al que pertenecía el municipio, prestaba servicio a Cantalapiedra, Palaciosrubios, Villaflores, Tarazona de Guareña y Poveda de las Cintas y a día de hoy sólo “sobrevive” Cantalapiedra que recibe a la mayor parte de los alumnos de dichos pueblos.

Palaciosrubios ha optado en este caso por rehabilitar el antiguo edificio escolar con el fin de utilizarlo como albergue de visitantes y en esta labor trabajan ya el personal y alumnos de la Acción de Formación y Empleo (AFE), en la especialidad de Albañilería, que comparten con Rágama y Campo de Peñaranda.

A lo largo de los últimos años otros pueblos de la comarca peñarandina que han vivido esta misma situación también han optado por reconvertir las antiguas escuelas en otro tipo de equipamientos públicos ya sean centros sociales, albergues, aulas de cultura o sedes para las asociaciones locales.

Casi todos han perdido, por tanto, la esperanza de que las escuelas puedan volver a abrir sus puertas “porque en los pueblos no nacen niños ya, sólo quedamos mayores”, como muchos de ellos no dudan en señalar. Los padres de alumnos en edad escolar que siguen viviendo en los pueblos del medio rural prefieren, además, en muchos casos colegios más grandes.