20 marzo 2019
  • Hola

Las dos caras de José Pinto: un ganadero amante de la lectura y una leyenda de los concursos de televisión

De la mano de sus amigos Valentín, Manuel y Erundino, formaron uno de los grupos más icónicos de la historia de la televisión rompiendo récords y traspasando fronteras

27 feb 2019 / 13:55 H.

Su afán por los concursos televisivos le hizo participar en programas como “Saber y Ganar” o “Pasapalabra”, aunque su salto al estrellato se lo tenía reservado un programa de AtresMedia. De la mano de “Los Lobos”, José Pinto entró en “Boom” en mayo de 2017 junto a sus amigos Valentín, Erundino y Manuel. El resto es historia de la televisión. Nadie ha podido con ellos. En los casi dos años que llevan luchando por el bote, los concursantes han batido récords de audiencia para el programa que presenta Juanra Bonet y han logrado el récord guiness de permanencia en un concurso de televisión que les fue entregado el pasado mes de octubre. Las ganancias de “Los Lobos” se contaban ya por millones, pese a no haber conseguido llevarse el bote.

Poco después, en una noticia que sorprendió a muchos, José Pinto anunció que abandonaba el programa para regresar a su vida tradicional como ganadero en Salamanca en su pueblo, Casillas de Flores, con sus vacas.

El salmantino se había mostrado encantado con su “nueva” vida y con haberla recuperado ya que, declaraba que “vivir en el campo es mi profesión”. “El pueblo es otra escuela, a los niños de hoy no se les deja hacer nada. Hoy en día los niños no tienen su mundo propio y lo tienen que buscar dentro de las máquinas y las pantallas”, criticaba el ganadero salmantino. Además, destacaba continuar conservando sus dos grandes pasiones: la lectura y el cine.

Tras abandonar ‘¡Boom!’ y a sus inseparables ‘lobos’, Pinto había participado en varios homenajes y reconocimientos públicos, siendo reconocido en varios pueblos de la provincia de Salamanca y también en otros sitios, como Cáceres. Este viernes iba a ser el pregonero del Carnaval del Toro de Ciudad Rodrigo, donde su ausencia, seguro, será imposible de rellenar.