14 diciembre 2019
  • Hola

La siete especies de peces que se han recuperado en el Tormes

El proyecto “Life+Cipríber” ha conseguido criar en cautividad peces autóctonos | Otro objetivo logrado ha sido la eliminación de obstáculos con 58 actuaciones de conectividad de cauces

30 nov 2019 / 10:10 H.

El proyecto “Life+Cipríber”, que busca la recuperación de especies autóctonas de los cauces fluviales del suroeste de la provincia de Salamanca, ha conseguido desde que arrancó en el año 2014 que siete ciprínidos recuperen su lugar en los ríos gracias a una serie de actuaciones que se darán por concluidas el próximo 31 de diciembre. Se trata de la Boga de río, Boga del Duero, Sarda, Bermejuela, Colmilleja, Colmilleja del Alagón y Calandino.

Con motivo de la proximidad de la finalización del proyecto, el Centro Ictiogénico de Galisancho, donde se ha llevado a cabo la cría en cautividad de estas especies, recibió esta semana la visita de los responsables de las instituciones implicadas acompañados de la subdelegada del Gobierno, Encarnación Pérez.

La presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero— organismo que ha pilotado el proyecto— Cristina Danés, quiso recalcar durante la visita la importancia de estas especies que “están en peligro y son muy vulnerables a la contaminación” por lo que se han llevado a cabo diferentes actuaciones para evitar la merma en estas poblaciones de peces.

El Centro Ictiogénico recibe la visita de los presidentes de las confederaciones del Duero y el Tajo

Además de la cría de alevines en cautividad para la repoblación de los ríos, también se han retirado mediante demolición los obstáculos transversales de los cauces —azudes y presas— para que los peces puedan cumplir su ciclo biológico y se han colocado rampas que les faciliten la subida. “En total 58 actuaciones para retirar obstáculos, 56 en la cuenca del Duero y dos en la cuenca del Tajo”, explicó Cristina Danés que estuvo acompañada en la visita por Antonio Yañez, presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo, y José Ángel Arranz, director general de Patrimonio Natural y Política Forestal.

Ambas instituciones junto con la Fundación Patrimonio Natural han colaborado con la CHD en calidad de beneficiarios asociados en un proyecto que desde junio de 2014, y tras una inversión de 2.429.049 euros financiados al 50% por la Unión Europea, ha conseguido fijar la vida en la cuenca del Duero.

PALABRAS CLAVE