Borrar
Visitantes en el mirador de la Peña del Castillo con la comarca al fondo.
La sencilla ruta para descubrir la falla de 160 kilómetros que enlaza Salamanca con Portugal

La sencilla ruta para descubrir la falla de 160 kilómetros que enlaza Salamanca con Portugal

Juzbado cuenta con una geo-ruta para todos los públicos con numerosas curiosidades geológicas

Domingo, 16 de abril 2023, 11:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Hablar del suelo que pisan los vecinos de Juzbado es hacerlo volviendo la vista atrás más de 300 millones de años. Esa es la edad que tiene la falla de cizalla dúctil denominada Juzbado-Penalva do Castelo sobre la que se asienta. Es uno de los accidentes tectónicos más significativos del orógeno hercínico del oeste peninsular. Se trata de una estructura que puede seguirse a lo largo de más de 160 kilómetros entre España y Portugal y de la que se puede disfrutar tanto si se trata de un simple paseo como si se busca adquirir conocimientos científicos, puesto que el municipio cuenta con un museo dedicado a ella desde hace una década.

Apenas hace 55 años que se ‘descubrió’ la falla y en el municipio se pueden contemplar e interpretar los paisajes del oeste de la provincia a simple vista. Por ejemplo al caminar se puede contemplar que el granito de la localidad es de color claro y su composición, con dos tipos de mica permite identificarlo.

Además la distinta señalética ubicada en varios puntos de la localidad en la que incluso hay códigos QR para realizar el recorrido con la información a mano en el móvil, permite hacer de manera independiente cada recorrido.

Así, entre los puntos curiosos que el caminante puede buscar, está un dintel de piedra de una casa en la calle Juan Bustos, donde se ven a simple vista restos de una falla, con grietas en la gran piedra elegida por el cantero para presidir la puerta. Tal como indican los geólogos, estas grietas pueden tener hasta 60 millones de años.

Más divertido es buscar en otro punto del municipio una rana en una de las fachadas de una casa que está cerca de las calles Magnolio y Alegría. En la calle Clavel está otra de las curiosidades que acumulan las fachadas de las casas de Juzbado, puesto que muestra cuarcitas del Bierzo, unas piedras que están datadas en 500 millones de años.

También es recomendable descubrir la colección de materiales utilizados para componer la iglesia, que entrelaza, desde sillares reutilizados, hasta granitos de los berrocales del municipio, pasando por piedra franca de Villamayor, bloques de cuarzo e incluso pizarras.

Miradores accesibles todo el año que permiten ver el trazado de la falla, e incluso cinco zonas de escalada (Peña de Matabuches, Peña del Castillo-Miradores, Peña del Sombrero, Chumberas y Los Bruños), completan la oferta vinculada con el accidente tectónico.

Los visitantes pueden aprovechar la visita a Juzbado para conocer su ruta de murales al aire libre, un museo botánico e incluso la ruta “Juzbado Libro Abierto” que permite caminar entre sus calles encontrando poemas cincelados en hierro salidos de las mejores plumas del último siglo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios