21 febrero 2020
  • Hola

La localidad salmantina que está ‘en pie de guerra’ por el pan

El Procurador del Común hace pública la no colaboración del Ayuntamiento, con posible responsabilidad penal, por un contrato de abastecimiento de hace 3 años

27 ene 2020 / 09:54 H.

El abastecimiento de pan a la residencia municipal de mayores, realizado durante el año 2017, en Pereña de la Ribera le ha costado al Ayuntamiento, que encabeza el alcalde Luis Rodríguez, un apercibimiento “con posible responsabilidad penal” del Procurador del Común de Castilla y León, Tomás Quintana.

Los hechos que suscitaron la queja de un vecino de Pereña de la Ribera y ahora resueltos por el Procurador del Común, con fecha de 7 de enero de 2020, se iniciaron a finales de mayo de 2017 cuando un vecino envió a la institución regional una queja sobre “la contratación de suministros de productos de pan, bollería y pastelería con destino a la residencia de personas mayores y diversos eventos organizados por el Ayuntamiento”.

En su queja, el vecino hacía constar que “los contratos se adjudicaban directamente siempre a la misma empresa, sin que se tramitara ningún procedimiento de contratación”, añadiendo que incluso había “solicitado ser tenido en cuenta en la adjudicación de dichos suministros”.

Estos aspectos fueron reconocidos este viernes por el alcalde de Pereña de la Ribera, Luis Rodríguez, que señaló que “aquel contrato de suministro de pan a la Residencia se realizó, como contrato menor con todas los requisitos legales preceptivos, con la panadería de Pereña”, afirmando que “al que presentó la queja se le razonó por parte del Ayuntamiento porque no se le cogía el pan a él”.

En este sentido, Luis Rodríguez afirmó que “el autor de la queja era el titular de un bar que hacía pan precocinado, algo que también se tuvo en cuenta por considerar que a efectos nutricionales era mejor el pan panificado que el precocinado”.

Finalmente, el alcalde asegura que “de todas formas todo esto ya no tiene ningún sentido porque ni la panadería ni el bar del que puso la queja están ya abiertos, ahora traemos el pan para la Residencia de Villarino”.

A pesar de estas explicaciones, trasladadas junto a la documentación al Procurador, el Consistorio de Pereña no se ha librado de un apercibimiento de posible responsabilidad penal por “no colaboración”, al eludir hasta en cinco ocasiones la remisión de la documentación solicitada por el Procurador.