31 mayo 2020
  • Hola

La localidad salmantina donde los niños han empezado a colorear las piedras

El Consistorio de Carrascal de Barregas invita a los niños a colorear piedras con las que crearán un simbólico ‘camino de la felicidad’ en Peñasolana

21 may 2020 / 08:07 H.

Un ‘camino de la felicidad’, que va a tener como artífices a los niños de la localidad. Esa es la nueva iniciativa que ha puesto en marcha el Consistorio de Carrascal de Barregas junto a la asociación La Olma Charra. La propuesta es sencilla, fácil de realizar y muy económica. Con ella se busca implicar a los vecinos más jóvenes del municipio para que decoren en sus casas, con los colores que quieran, distintas piedras y además las identifiquen con su nombre. A partir de estos humildes materiales se va a realizar un camino que simbolice la dura lucha que se ha seguido durante este tiempo frente al coronavirus.

Tal como señaló el alcalde del municipio, Guillermo Rivas, “la idea es que los niños cojan piedras, las pinten y luego las depositen en el camino que discurre entre el centro médico y el parque, uno de los más transitados por los pequeños y sus padres a las horas de salida. Con ello queremos no solo que den rienda suelta a su imaginación, coloreando las piedras en los colores que más les inspiren, sino lograr convertir este camino en un símbolo de una batalla que ha sido difícil y que ahora va viendo la luz con la salida de los pequeños a la calle”.

Los niños podrán depositar las piedras cuando las tengan terminadas con su nombre, para que esta pueda ser identificada a posteriori en el camino que se va a construir y que tendrá varias decenas de metros de longitud.

En otros municipios donde se ha llevado a cabo una iniciativa similar se han recogido estas piedras para conservarlas y crear con ellas posteriormente un monumento en honor a los niños.

Esta escultura será un símbolo que reconozca las condiciones que durante la pandemia han aguantado estoicamente los más pequeños en los meses del encierro, “un extremo que nosotros también estamos sopesando, para ver qué se podría hacer exactamente”, asegura Guillermo Rivas.

Los niños ya han comenzado a mostrar su interés por la iniciativa municipal para reconocer el buen trabajo que han hecho durante el confinamiento y han depositado las primeras piedras decoradas con sus nombres. Los colores vivos son los que predominan en la elección de los chavales para decorar las piedras de todos los tamaños que ya han comenzado a pintar.